Logo de Noticias Coches
Comparativa Vuelta Laguna Seca Gran Turismo vs Vida Real
Ver vídeo
Luis Blázquez

¿Cómo se compara una vuelta en Gran Turismo con una en la vida real?

Sería mentir decir que la ficción supera a la realidad, pero también es verdad que el mundo digital y el real están cada ver más parejos. Los aspectos no definidos como las sensaciones aún están muy lejos de llegar a replicarse, si es que algún día se llega a tal hito. Sin embargo, los aspectos cuantificables como los que emplea un juego de simulación, sí que se pueden percibir muy cercanas a la vida real.

En el mundillo de los aficionados a la automoción, Gran Turismo ha sido una referencias en este sector. El videojuego de carreras desarrollado por Polyphony Digital destaca sobre todo por su infinidad de vehículos y circuitos a disponibilidad del aficionado. Desde 1998, muchos de nosotros hemos echado horas y horas al popular simulador. En vísperas de que aterrice Gran Turismo 7, Will, el dueño de un Volkswagen Golf GTI (Mk.VII) ha querido comprobar en Gran Turismo Sport cuánta la diferencia de una vuelta real y una con la PlayStation.

El circuito elegido es el de Laguna Seca –actualmente WeatherTech Raceway Laguna Seca–, ubicado en Monterey, California, Estados Unidos. El trazado principal tiene una longitud de 3.602 metros, y la vuelta más rápida conseguida en el trazado es de 1’ 05,78”, lograda por Marc Gené pilotando el Ferrari F2003 de Fórmula 1 en unos tests privados de la compañía italiana; al ser una prueba privada, no se tiene en cuenta como un récord oficial (1’ 07,72”). A grandes rasgos, se puede decir que es una pista bastante completa y emocionante.

En lo que respecta al Golf GTI de Will, la séptima generación del icónico compacto venía con el mismo tren motriz del modelo actual –y de la quinta y sexta iteración–, es decir, un motor de cuatro cilindros y 2.0 litros con 230 CV y 350 Nm. En este caso, va asociado a una caja de cambios automática de doble embrague (DSG) de seis relaciones que envía toda la energía del bloque al eje delantero. Su ficha declara una carrera de 0 a 100 km/h en 6,4 segundos y una velocidad máxima de 248 km/h, suficiente para hacer un buen tiempo en la pista.

Lo primero que podemos destacar son las imágenes. Gran Turismo Sport se ve con gráficos nítidos y fluidos, y el escaneo de la pista es lo más parecido a una representación de Laguna Seca de la vida real que uno pueda encontrar. Y eso es parte del atractivo de estos juegos de carreras de simulación, que pueden parecerse a lo que realmente proyectan sin tener que levantarte del sofá. Sin embargo, la dinámica del coche se percibe distinta, con un Golf GTI virtual con mucho subviraje o puntos de agarre mágicos que evitan lanzarte a la puzolana.

Con la excepción de la curva uno, tomando una línea mucho más ajustada durante la vuelta real, las trazadas alrededor del circuito se mantienen bastante bien en las dos experiencias. Will declara en la descripción del vídeo que la puesta a punto de su equivalente digital es la más parecida a la de su coche a escala 1: 1. También afirma que, normalmente, suele hacer un tiempo de 1 minuto y entre 44 y 45 segundos, mientras que en la vida real está seguro de que podría conseguir parar el cronómetro en el 1’ 45” haciendo una vuelta impecable.

Antes de que alguien se emocione afirmando que Gran Turismo replica a la perfección todo el entorno, es justo mencionar que los videojuegos, por mucha simulación que contengan, no reflejan igual el elemento del miedo. No existe la opción de reinicio cuando te chocas en la realidad, de esos que te perjudicarán a ti, al coche y a tus ahorros. Digamos que todos le echamos más valor tras una pantalla, pero aún con esas, seguimos entusiasmados por ver hasta qué punto los videojuegos pueden cerrar la brecha entre el mundo virtual y el real.

Fuente: Will L

Vía: YouTube

  • circuitos
  • videojuegos
  • Volkswagen Golf