¡Albricias! Somos fanáticos del viaje por América que Josh Clason está re3alizando con su mujer en busca de las mejores historias de coches y el motor. Amamos la delicadeza con la que cuenta historias como  JDM Legends y su amor por los clásicos japoneses, la pasión de un seguidor de los BMW 2002, o la exquisita restauración de los Wolkswagen más hippies, el Beetle y la Trasnporter T1 que ha tenido entretenido casi 20 años a Craig Johnson. (puedes ver todos sus vídeos aquí).

Pero casi nos dio un vuelco al corazón al saber que su objetivo esta vez era un Mercedes 300 SL Gullwing. Pero no uno cualquiera, sino la culminación de un sueño de treinta años. Y no es una pieza de colección… es la colección completa.  El dueño soñaba con ese modelo en concreto y trabajó duro durante tres décadas para consegurilo. Como dice Josh Clason: ” Es verdaderamente inspirador. Me ayuda a mantener vivo el sueño de los coches que deseo comprae en los próximos años”.

Cuando conoció la historia, no podía creer que había alguien pudiese conducir un coche así frecuentemente y por todo el país, independientemente del tiempo que hiciese. “Me hizo feliz ver que este coche estaba siendo disfrutado de la manera para la que estaba destinado”, asegura Clason. Hay alas de gaviota en todos los museos y colecciones privadas, para preservar su lugar en la historia, perover a uno en la carretera en pleno siglo XXI es alucinante. Y el vídeo, más.


Vía: Hypebeast

3 COMENTARIOS

  1. […] Fue Max Hoffman (sí, el mismo del BMW 507), también importador de la marca para EE.UU. quien insistió en su creación. Tenía un chasis tubular y motor de 6 cilindros, 2.995 cc, con el que podía alcanzar, en los años 50, hasta 245 km/h de velocidad máxima. ¿Entiendes ahora por qué es tan cotizado y hay gente que ahorra 30 años para conseguir uno? […]

Deja una respuesta