Es muy habitual que los fabricantes de coches acudan al mítico trazado Nürburgring Nordschleife para comprobar cuál es su mejor tiempo y poder alardear de récord. Además de la mejor marca para un coche de producción (lógicamente la que más peso tiene), hay otras por categorías y por segmentos. Ahora es el turno del Mercedes-AMG GLC 63 S 4Matic+, que se acaba de anunciar como SUV más rápido en el circuito alemán.

El modelo de la estrella le consigue arrebatar la marca a un rival de la talla del Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio. Lo hace con una marca de 7 minutos y 49,37 segundos, rascando algo más de dos segundos al anterior récord. La medición ha sido llevada a cabo por la empresa independiente wige Solutions y llama la atención que superase a su primer rival en el primer intento, dejando claras las capacidades de este modelo, que también está disponible en carrocería coupé.

El encargado de completar esta marca ha sido el ingeniero de AMG, Markus Hofbauer, que sin ser piloto oficial demuestra su pericia al volante. Se ponía a los mandos del Mercedes GLC tope de gama, el que esconde bajo su capó un monstruoso motor V8 biturbo de 4.0 litros que en la versión S alcanza una potencia de 510 CV y 700 Nm de par. Va ligado a la transmisión automática AMG Speedshift de nueve velocidades y a la tracción total 4Matic+.

Sobre el pape, el Mercedes-AMG GLC 63 S 4Matic+ obtiene unas prestaciones llamativas para un coche que se acerca a las dos toneladas de peso. Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h, aunque si se deslimita puede llegar a los 269 km/h como se aprecia en el vídeo. Su comportamiento parece bueno a juzgar por lo que tarda en completar los más de 20 kilómetros del recorrido largo de Nürburgring, aunque da la sensación de tener una suspensión algo blanda.

Fuente: Mercedes-AMG

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta