Hay pocos modelos que tengan un palmarés como el que reúne el Opel Corsa. Ya comentamos en su prueba que debutó en 1982, un año muy especial para España. Además, coincidió que desde sus inicios se ha estado produciendo en la planta de la marca en Figueruelas, en Zaragoza, por lo que tiene un valor aún superior para nuestro país. Aunque ese no es el motivo para que en sus 38 años de vida haya vendido casi 14 millones de unidades

Desde su primera generación, el Opel Corsa se posicionó como un coche pequeño y ágil, sin demasiadas pretensiones y apto para cualquier usuario. A lo largo de las generaciones ha ido aumentando en tamaño, mejorando las tecnologías y montando mecánicas más potentes y eficientes, hasta el punto de haber estrenado la versión eléctrica Opel Corsa-e. Pero lo que siempre se ha mantenido intacto es ese equilibrio que lo hace estar siempre en lo más alto de las listas de ventas.

Porque se podría decir que el Opel Corsa no es el mejor del segmento de los utilitarios en ningún punto concreto, no destaca especialmente en ningún ámbito. No es una mala noticia en absoluto si tenemos en cuenta que, a pesar de no sobresalir, cumple con bastante buena nota en todos los aspectos. Basta con ver el vídeo que le dedicamos hace unos meses para ver que tiene bondades de sobra y que sigue una fórmula acertada de cara al gran público.

La última generación se presenta con una estética algo continuista, pero con los cambios necesarios para mantener el atractivo. La tecnología es más avanzada gracias a los sistemas del Grupo PSA . La calidad ha dado un paso adelante significativo respecto a la generación anterior (sobre todo en el acabado GS Line). El comportamiento es el ejemplo perfecto de equilibrio, más aún con el motor 1.2 Turbo de 101 CV con el que lo probamos, probablemente el más acertado para un uso general. En definitiva, el Opel Corsa sigue siendo un referente gracias a su buen hacer todos los puntos que busca un usuario al comprar coche.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta