La TR-150 es una máquina de perforar que se emplea en la construcción cuyos fabricantes han tenido la ocurrencia de enfrentarla a un coche. Y es que mezclar maquinaria de construcción para la destrucción es algo que siempre ha tenido bastante tirón.

coche vs taladradora

El resultado de poner semejante broca sobre el techo de un coche y activar la perforadora, es bastante obvio. El coche queda totalmente destrozado. La máquina se merienda al automóvil hasta el punto de no poder perfeorar más… Y entonces, el coche quiebra y se destruye en pedazos. Alucinante. Si alguna vez necesitas una máquina así, ya sabes de lo que es capaz la TR-150:


Fuente: BayShoreSystems
Vía Laughing Squid

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta