Desde que lanzaron el Range Rover Sport P400e, la marca británica ha tratado de demostrar que su primer híbrido enchufable está a la altura de cualquier circunstancia. Primero lo demostró con un llamativo enfrentamiento contra dos nadadores profesionales y ahora llega otro desafío diferente. Para eso se han desplazado a China, concretamente al Parque Nacional de Tianmen, donde se hicieron dos recorridos muy distintos.

El primero por asfalto, recorriendo las 99 curvas de la conocida ‘Carretera del Dragón‘, una ruta de 11,3 kilómetros de lo más exigente. Al final del tramo quedan unas escaleras que llevan a un arco de roca natural conocido como Heaven’s Gate (la Puerta del Cielo), al que solamente se puede acceder a pie. O eso se decía hasta el momento, porque el Range Rover Sport P400e también se ha atrevido a subir los escalones para llegar hasta el final.

Para ello llamaron al piloto Ho-Pin Tung, que forma parte del equipo Panasonic Jaguar Racing de la Fórmula E. El vehículo estaba con una configuración estrictamente de serie, la única premisa fue activar el sistema Terrain Response 2 en modo Dynamic. Como se muestra en el vídeo, se convierte en un auténtico todoterreno y se enfrenta a los 999 escalones con un resultado muy satisfactorio, a pesar de la exigencia de la prueba.

En el Range Rover Sport P400e se combinan un motor de gasolina Ingenium de cuatro cilindros y 2.0 litros (300 CV) y otro motor eléctrico (85 kW). Utiliza una transmisión automática ZF de ocho velocidades y la potencia total asciende a 404 CV y 640 Nm de par. Suficientes para llevar a cabo tareas complejas y para subir las escaleras para llegar a la ‘Puerta del Cielo’. También para recorrer hasta 50 kilómetros en modo eléctrico con cero emisiones.

Fuente: Range Rover
Galería de fotos:

Ver galeria (28 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta