El McLaren Elva ha sido el último lanzamiento de la firma de Woking. Se coloca en la parte alta de la gama, en las «Ultimate Series» y se hará en una producción limitada a apenas 399 unidades. Ya hablamos de su condición de speedster, con una carrocería que elimina por completo elementos como el techo, las ventanillas o el propio parabrisas. Aún así, desde McLaren quieren mostrar que será un vehículo bastante confortable a velocidades legales.

Explican a través de un vídeo bastante ilustrativo que a este modelo no le afecta el aire a velocidades de hasta 120 km/h a pesar de la ausencia de parabrisas. La clave es la aerodinámica, no podía ser de otra forma. En el McLaren cada coche tiene una finalidad muy clara y la aerodinámica cambia mucho entre ellos. En el Senna se busca más carga para mejorar su rendimiento en circuito, mientras que en el Speedtail se busca un bajo coeficiente para aumentar la velocidad máxima.

El McLaren Elva se trata de un vehículo hecho para ofrecer el máximo placer a los usuarios y eso también implica la reducción del aire. Hacerlo sin un elemento físico (el parabrisas) fue un reto para los ingenieros de la marca, que tuvieron que modificar el frontal. El aire entra por la toma principal y se redirige para que salga a 120º por la toma del capó en una dirección ascendente. Eso crea una especie de «burbuja» para que el aire no moleste al conductor y a su acompañante.

De esta forma, con este sistemas el confort se mantendrá a velocidades legales. Tanto es así que afirman que los ocupantes ni siquiera se despeinarán durante la marcha. La prueba sería levantar la mano y descubrir el punto en el que el aire ya incide con toda su fuerza. A velocidades superiores hay un deflector que sale del capó unos 15 centímetros para apoyar a este sistema, que es totalmente desconectable desde el interior.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta