El Porsche 911 Turbo S uno de los más rápidos y efectivos de la gama 911 en la actualidad. Una de las singularidades de esta versión es que ofrece tracción total, un elemento que la marca de Stuttgart ha estado utilizando durante tres décadas. Toda esa experiencia se traduce en un funcionamiento sobresaliente que les lleva a tomar nuevos retos como este que os traemos. Se titula ‘el rey de la colina’ y no le podría venir mejor el nombre.

La marca alemana se propuso una ruta de altura en el Reino Unido. El punto de salida era Lincolnshire (Inglaterra) y el objetivo era llegar a la Estación de Esquí de Glenshee (Escocia). El viaje de más de 600 kilómetros apenas le supuso un reto al 911 Turbo S, pero la guinda del pastel estaba en el lugar de llegada. La propuesta era hacer conducir el coche por la pista de esquí con mayor pendiente de la estación.

El Porsche 911 Turbo S contó con la ayuda de unos neumáticos de invierno para este reto, que merece la pena ser visto en vídeo. También con el sistema de tracción total que trabaja junto al Porsche Traction Management. De esta forma se consigue que el par se distribuya de manera eficiente y en apenas 100 milisegundos, haciendo que no sea necesario que actúe el Porsche Stability Management en algunas ocasiones.

La bestia con motor bóxer biturbo de seis cilindros y 3.8 litros sube con decisión por la ladera. Sus 580 CV y 750 Nm van levantando nieve, pero los neumáticos y la tracción total lo mantienen en su sitio. Finalmente consigue llegar a la cima, salvando una altura de 749 metros. Si no hubiera nieve, el Porsche 911 Turbo S sería capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 330 km/h.

Fuente: Carscoops

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta