La publicidad es uno de los ámbitos de la vida donde más prima la creatividad. A lo largo del tiempo los anuncios de coches han cambiado mucho, adaptándose a los vehículos y también a las necesidades del mercado. Algunos han pasado a la memoria colectiva como el ‘¿Te gusta conducir?’ de BMW o el ‘The Cog’ de Honda. Otros lo pretenden, como es el caso del último anuncio que tiene al Volkswagen Golf como protagonista.

El comercial del que todo el mundo habla tiene como protagonista a los niños y sus ilusiones. Comienza con algunos hechos que muchos hemos compartido en nuestra infancia: imaginarse compitiendo en carreras, volar al futuro a bordo de un DeLorean o quedarse obnubilado con al ver un Lamborghini Aventador S por la calle (hay que recordar que el superdeportivo pertenece a una de las marcas del Grupo Volkswagen).

Intercambiar cromos de coches, fotografiarlos en un museo e incluso perseguir a un ejemplar como el Porsche 918 Spyder (también dentro del Grupo Volkswagen) son algunas de las acciones que podrían definir a un futuro petrolhead. Aunque la joya de la corona es el que se deja para el final del anuncio. Un Bugatti Chiron arrancando para salir del garaje tiene que algo digno de ver, más que suficiente para encandilar al niño que protagoniza el spot.

Tanto, que el niño comienza a cruzar la calle sin comprobar si venía alguien, con su mirada clavada en el espectacular Chiron. Justo un vehículo se aproxima hacia él, es el Volkswagen Golf, y gracias a ir equipado con la frenada de emergencia automática consigue detenerse antes de que se produzca un atropello. El anuncio termina con una reveladora frase que deja a entrever que tener un Golf podría ser una aspiración previa a la de tener un superdeportivo:

“Todos tenemos sueños. Algunos se cumplen antes que otros”.

Fuente – Volkswagen

1 COMENTARIO

Deja una respuesta