El de los utilitarios deportivos es uno de los segmentos más divertidos, de eso no cabe duda. En esencia, se trata de pequeños vehículos del segmento B que superan los 200 CV y tienen una puesta a punto muy interesante para aprovechar en cualquier carretera revirada. Siempre ha habido un arduo debate acerca de cuál de estos modelos era el mejor. Todavía no podemos responder a esa pregunta, pero ahora parece quedar claro cuál es más rápido en línea recta.

Carwow ha tenido la oportunidad de juntar a cinco de los referentes del segmento y enfrentarlos a una drag race. Hablamos de modelos de la talla del Toyota Yaris GRMN, Ford Fiesta ST, Volkswagen Polo GTI, Peugeot 208 GTi y MINI John Cooper Works. Un japonés, un americano y tres europeos, todos ellos con configuraciones diferentes pero luchando por ser el que tiene una mayor aceleración desde parado y también en una carrera lanzada.

En la primera carrera desde parado hay un ganador gano que es el Yaris GRMN. Completa el cuarto de milla en 14,5 segundos gracias a su motor sobrealimentado 1.8 Dual VVT-iE con 212 CV y 250 Nm. bueno y a su reducido peso de apenas 1.135 kg. La segunda plaza, con un tiempo de 14,8 segundos, es para el MINI John Cooper Works. Se trata del modelo que a priori podría ganar por los 231 CV de su motor de 2.0 litros, pero es más pesado.

La tercera posición es para el Ford Fiesta ST. Hace un tiempo de 15,1 segundos a pesar de tener el motor más pequeño, el nuevo tres cilindros de 1.5 litros y 200 CV. En cuarto lugar ha quedado el Volkswagen Polo GTI con un tiempo de 15,5 segundos y con su mecánica 2.0 TSI que también tiene 200 CV. La quinta y última posición se la queda el Peugeot 208 GTi, con un tiempo de 15,6 segundos con su mecánica 1.6 THP de 208 CV. En la carrera lanzada los resultados son ligeramente distintos, para comprobarlo hay que ver el vídeo.

Fuente: Carwow

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta