Una de las marcas más especializadas de las qe están presentes en el mercado español es SsangYong. Su oferta se concentra en SUV (con buenas aptitudes todoterreno) y monovolúmenes. El último producto que llega a los concesionarios es el SsangYong Korando 2017, la actualización del Korando 2014 con el que tuvimos una prueba contacto.

Se trata nada menos que de la quinta generación de un coche  de mantiene desde 1974, año de su lanzamiento, su denominación (lo convierte en el modelo coreano con un nombre más longevo). Se trata de un juego de palabras Korean Can Do (los coreanos pueden hacerlo, en inglés) que ha dado muchos réditos a la firma en Europa y más concretamente, en España.

En los 23 años de presencia de la firma en nuestro país, el SsangYong Korando es el tercer modelo más vendido, con 12.000 unidades matriculadas. Cifras que lo sitúan justo a continuación del Rodius (18.000 unidades) y Rexton (17.000), que será renovado próximamente (conoceremos al Rexton 2018 a finales de este año).

Hemos podido compartir media jornada con el nuevo SsangYong Korando 2017. A pesar de que su base técnica continúa siendo la misma del Korando 2011 la evolución en estos años es tan notable que poco tiene que ver con aquel modelo. Lo que no ha variado un ápice es su apuesta por unos precios muy contenidos que lo convierten en una opción muy interesante por su relación calidad-coste. Pasemos a conocerlo en profundidad.

Exterior

En un principio un profano en la materia podría pensar que no hay demasiadas diferencias entre el modelo actual y el saliente. Pero, como las meigas, haberlas haylas. Ayuda ver una imagen del SsangYong Korando 2017 junto a su antecesor para comprobar que son algo más que meros matices.

Los responsables de la marca en España nos contaban que el nuevo pretende, manteniendo las líneas básicas, tener unas líneas más rotundas y acercarse de este modo a la imagen de sus últimos lanzamientos, el SsangYong Tivoli 2015 y el SsangYong XLV 2016.

Lo observamos sobre todo en el frontal. Allí los diseñadores de la firma han cambiado multitud de elementos para dar otra “cara” al Korando. Son nuevas las ópticas delanteras, ahora con  luces diurnas LED, capó, parrilla, paragolpes , antinieblas e intermitentes… y fijándose mucho pueden encontrarse también nuevos sensores de aparcamiento.

Es posiblemente la vista lateral la que menos cambia. El coche mantiene las cotas del anterior modelo. Sus 4.410 mm de longitud lo encuadran de lleno en el segmento de los SUV compactos. Mide 1.830 mm de anchura y 1.675 mm de alto y destaca por una buena distancia entre ejes, de 2.650 mm.

Echando un ojo a las fotos que sacamos en nuestra prueba del SsangYong Korando 2014 sí vemos algunos cambios menores en el lateral como las aletas delanteras, mucho más marcadas, o las nuevas llantas de aleación, de hasta 18 pulgadas bitono como en nuestra unidad de pruebas, con el acabado más alto Premium.

En la zaga se han remodelado muchas menos cosas. Apenas las ópticas, los paragolpes y los sensores de aparcamiento. Observamos también que mantiene los 18 cm de altura libre al suelo, por lo que las versiones 4×4 no tendrán miedo a salir del asfalto. El ángulo de ataque es de 22,6º, con 28,3º de salida y el ventral se queda en 18,5.

Nuestra unidad es en color Flaming Red, de una gama de siete tonalidades entre las que elegir, combinables con dos tonos de interior, el apartado que vamos a ver a continuación.

Interior

De igual modo que de puertas hacia fuera se pretende conseguir una imagen más robusta, en el habitáculo también se persigue ganar presencia. Para ello hay nuevos elementos que buscan transmitir una mayor sensación de calidad.

Entre ellos, un nuevo volante multifunción similar al que emplean los Tivoli y XLV… que gana la indispensable regulación en profundidad. También hay cambios en el cuadro de instrumentos, con unos relojes que tienen un diseño tipo “binocular”. La parte central del salpicadero cambia de tono, para crear visualmente varios espacios y se mejoran revestimientos de las puertas o el pomo de la palanca de cambios, zonas donde se apoyará el codo o la mano.

En el centro de la consola en protagonismo corre a cargo de una pantalla del sistema de infoentretenimiento con buena legibilidad y un funcionamiento correcto. Su posición elevada facilita su visualización mientras se conduce… pero con su ángulo de inclinación es sencillo que se refleje el sol. Cambia también el panel del audio y la climatización, buscando que sea más sencillo de utilizar.

Donde no hay cambios es en el espacio interior, un aspecto en el que destaca este SUV sobremanera. Tanto en las plazas delanteras como en las traseras se trata muy bien a los ocupantes. En estas últimas llama la atención tanto la altura disponible (no hay problemas para personas de 1,80 de altura).

Ayuda a poder viajar con tres personas la buena cota de anchura a la altura de los hombros y el hecho de contar con un piso totalmente plano, que no incomoda a la hora de colocar los pies. No obstante, para ir realmente desahogado lo ideal son cuatro ocupantes. Los traseros podrán reclinar los respaldos hasta 17,5 grados para no ir tan erguidos.

También destaca por los múltiples huecos portaobjetos repartidos por todo el habitáculo, como posavasos delanteros y traseros, portagafas, una guantera de gran capacidad, un cofre central y compartimientos en cada puerta.

Maletero

El maletero del SsangYong Korando tiene 486 litros de capacidad. Tiene unas formas bastante aprovechables, luz y algunos enganches que facilitan poder sujetar la carga con una red cuando no va cargado. Hay también una práctica toma de corriente de 12V en el lado derecho.

Los asientos traseros pueden abatirse en dos partes asimétricas (60:40). Si realizamos esta operación se consigue una superficie plana de 1.312 litros de capacidad, totalmente plana. Si abatimos uno solo la capacidad varia entre 814 y 984 litros (en función de si se abate la parte estrecha o ancha de los respaldos).

Bajo el piso de nuestra unidad nos encontramos con un espacio compartimentado que puede resultar muy práctico para dejar aquellos enseres que no se empleen demasiado a menudo.

Equipamiento y precio

La gama del SsangYong Korando queda estructurada en tres niveles de acabado.

Desde el más sencillo Line cuenta con elementos como la ayuda de arranque en pendiente, radio CD/MP3/USB con seis altavoces, Bluetooth, control de crucero, volante multifunción, alarma antirrob0, aire acondicionado, elevalunas eléctricos delante y detrás, retrovisores calefactados con ajuste eléctrico…

Por encima se sitúan el acabado Premium, con mejoras de imagen (llantas de 17 pulgadas, antinieblas delanteros, barras de techo, lunas tintadas) y tecnológicas (sistema de infoentretenimiento con pantalla de 7 pulgadas, navegador y cámara trasera, climatizador, sensor de luces y lluvia…). Incluye también la indispensable bandeja cubremaletero y rueda de repuesto temporal.

Nuestra unidad cuenta con el acabado Limited, uno de los más demandados, ya que por lo que ofrece su precio es realmente competitivo.  En lo estético suma cromados exteriores y unas llantas de 18 pulgadas (neumáticos 225/55), así como techo solar y la tapicería de cuero. Tiene también retrovisores exteriores de plegado automático,  prácticos sensores de aparcamiento delanteros y traseros y asientos traseros calefactados. Las versiones con transmisión automática suman el arranque y acceso sin llave.

No falta de nada… pero echamos de menos que no exista la posibilidad, aprovechando esta actualización, de equipar el SASS, el conjunto de sistemas de seguridad y ayudas a la conducción del que sí disponen Tivoli y XLV.

Con el descuento, que se mantendrá en el tiempo, política habitual de la marca, el precio de un SsangYong Korando parte de los 19.150 euros. Con el nivel de acabado de nuestra unidad tiene un precio de 24.250 euros y la unidad más cara se queda en 28.250 euros (con tracción total y cambio automático). No hay en el mercado un SUV con su tamaño y potencia con estos precios.

De todos modos, te recomendamos echar un vistazo a nuestras ofertas de SsangYong Korando, publicadas por concesionarios oficiales de la marca en nuestra sección de coches nuevos. También podrás emplear nuestro comparador de seguros para dar con la póliza que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.

Motor

El anterior modelo contaba con opciones de gasolina e incluso de GLP (ver prueba del Korando GLP 2011), pero para poder ofrecer precios más ajustados se han decidido centrar en la mecánica más interesante, el motor diésel de 2.157 cc de cuatro cilindros en línea que desarrollla 178 CV a 4.00 rpm y 400 Nm de par desde apenas 1.400 rpm.

Se trata de una de las pocas marcas (junto con Mazda) que decide incorporar motores de una cilindrada tan alta. Lo llaman righsizing (tamaño adecuado. Puede que no logren las mejores cifras de consumo y emisiones en el “examen” de las homologaciones, pero son mucho menos sensibles cuando se pisa el acelerador ya que trabajan menos forzados.

Las cifras de homologación nos hablan de un consumo combinado de 5,3 l/100 km con esta unidad de tracción delantera. En el caso de elegir la tracción total (ojo, que se venden bastantes más Korando 4×4 que la media, hasta un 25%) se incrementa hasta los 5,8 l/100 km. Se trata de una tracción tipo Haldex, controlado electrónicamente, que permite bloquear al 50% hasta los 40 km/h y tiene control de descensos. Como ves, no es sólo para figurar.

No son malos consumos, de todos modos, para un coche que anuncia 1.673 kg de peso. De hecho, los valores mejoran  entre un 6,4 y un 12,3% gracias al empleo del common rail de tercera generación, un turbo de geometría variable electrónico y mejoras en la cadena de distribución.

Nuestra unidad contaba con un cambio manual de seis relaciones pero puede equipar uno automático con el mismo número de relaciones fabricado por Aisin… que sí incrementa más el consumo (un litro de media). Su velocidad máxima se queda en 185 km/h.

Comportamiento

Nuestra unidad es la versión 4×2 asociada al cambio manual. La primera impresión nada más arrancar el motor es que hay otros propulsores diésel mas refinados en el mercado. A medida que va cogiendo temperatura, como es habitual, estas vibraciones y sonidos se van mitigando. Empuja de forma notable a partir de las 1.500 rpm, hasta ese punto se muestra algo perezoso.

En marcha no me parece que haya demasiados cambios respecto a la generación anterior. Era un coche claramente enfocado a la comodidad y sigue siéndolo. Algo de agradecer cuando circulas por ciudad y carreteras bacheadas… y también en autovías, donde el motor se muestra más que capaz para mover al coche y su esquema de suspensiones, McPherson delantero y Multibrazo trasero, aporta aplomo a velocidades altas. En estas situaciones, a 120 km/h se oye también algo de ruido aerodinámico, que no es su punto fuerte… pero tampoco molesta a velocidades menores

No son las carreteras secundarias con curvas exigentes el lugar donde se siente más a gusto este coche, ya que parece que tarda un poco en apoyarse, pero sus reacciones son bastante nobles y la carrocería no se mueve una exageración.

No ayuda en este sentido su dirección. Además de tener un volante de un tamaño demasiado grande par mi gusto, la dirección es poco directa y obliga a girar mucho el volante hasta que comienza a girar el coche. Demasiada asistencia, posiblemente… y da muy poca información al conductor. Ha mejorado levemente respecto a la anterior, pero con su ligereza se nota que se busca más facilitar maniobras que la eficacia al tomar curvas.

El motor cumple con nota y recupera bastante bien, por lo que no es necesario jugar continuamente con el cambio, que es bastante rápida engranando relaciones, a pesar de que los recorridos de la palanca son largos.

Los consumos durante la prueba se mantuvieron bastante parejos a las cifras de homologación, ligeramente superiores. De todos modos no se trató más que de una toma de contacto, por lo que . Tuvimos ocasión también la oportunidad de probar una unidad 4×4 en una pista de tierra muy sencilla (un Korando 4×2 la superaría sin despeinarse). Lo mejor, que sirvió para comprobar que las suspensiones en estos recorridos offroad no se muestran tan secas como otros SUV del mercado, claramente “asfálticos”. El Korando 2017 se siente a gusto en pistas fuera del asfalto, demostrando que SsangYong es un especialista en este tipo de vehículos.

Veredicto coches.com

Si buscas un SUV económico con el que salir de vez en cuando del asfalto, el nuevo SsangYong Korando 2017 es una gran opción a valorar. Resulta increíble el espacio interior que puede haber en un coche de menos de 4,5 metros de longitud y los acabados quizá no estén a la altura de otros generalistas… pero desde luego que la operación cosmética ha subido muchos enteros el aspecto y, cuando ves el precio, se lo perdonas.

Solamente hay una mecánica disponible, pero solvente y con capacidad de sobra para mover el coche en cualquier situación. Las dos opciones de cambio y tracción multiplican las posibilidades en función de las necesidades de cada usuario.

De acuerdo, dentro de los SUV compactos hay mejores opciones y otros con un aspecto que enamora más a primera vista, pero el SsangYong Korando 2017 cumple con creces en todos los aspectos por un precio mucho menor que ellos. Presume de buen equipamiento desde el acabado básico y además cuenta con cinco años de garantía o 100.000 km. La relación precio-producto es muy buena, sin duda alguna.

Lo mejor

  • Amplitud interior, sobre todo en la segunda fila
  • Capacidad del motor y aptitudes offroad.
  • Relación precio/tamaño/equipamiento imbatible

Lo peor

  • Dirección demasiado ligera.
  • Equipamientos demasiado cerrados.
  • Refinamiento mecánico y ruidos aerodinámicos en autopista.

Galería de fotos:

Ver galeria (41 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta