Desde hace un tiempo el mercado de los monovolúmenes compactos cuenta con más versiones de siete plazas. Los fabricantes se las han ingeniado para poder transportar a más personas en espacios cada vez más reducidos, como el Fiat 500L Living, el coche de siete plazas de menor longitud. Las ventajas que ofrecían estos coches parecían buenas pero un nuevo informe de la ADAC, el club del automóvil alemán, demuestra cuales pueden ser las consecuencias en la tercera fila de asientos tras el impacto de un automóvil en la parte trasera del vehículo.

Según las pruebas que los expertos de la ADAC han realizado en un Fiat 500L Living, la integridad de los pasajeros ubicados en los asientos traseros se ve comprometida en caso de choque. El principal problema es que la tercera fila de asientos se encuentra muy pegada a la puerta del maletero, es decir, a la parte posterior del vehículo.

Al no haber espacio que amortigüe el golpe, las consecuencias pueden ser devastadoras, especialmente si el coche que nos golpea es alto, como un autobús, un todoterreno o un camión. El impacto sería absorbido por las extremidades del pasajero e incluso por la cabeza al chocar directamente con el reposacabezas. No debemos olvidar que estos vehículos tienen unas dimensiones muy reducidas, en comparación con los monovolúmenes convencionales, por lo que su resistencia ante un impacto por “detrás” no es la misma.

Fiat 500L Living interior 7 plazas

Ver galeria (8 fotos)

Esto no quiere decir que estos vehículos sean inseguros, ni mucho menos. Desde la ADAC simplemente recomiendan que estos asientos se usen de forma excepcional y en trayectos cortos, a poder ser por ciudad, donde las velocidades son mucho más reducidas que en autopistas y el riesgo de lesiones graves en caso de accidente también. Debemos recordar que estos vehículos no han sido diseñados para alojar a siete pasajeros constantemente, sino más bien para gozar de un maletero amplio. Además, ese espacio se convierte al mismo tiempo en la barrera antichoques para la segunda fila de asientos tal y como asegura la ADAC.

A continuación te dejamos el vídeo que muestra la reacción del vehículo ante el choque de un remolque. Las pruebas llevadas a cabo se han realizado a una velocidad de unos 60 km/h.

Fuente: ADAC

1 COMENTARIO

Deja una respuesta