Los servicios de movilidad mediante coches y demás vehículos de uso compartido se están empezando a implantar en las ciudades de mayor tamaño y, paulatinamente irán incorporándose como una opción más de transporte en aquellas otras donde la rentabilidad del servicio lo permita. Utilizarlos aporta indudables ventajas de todo tipo a sus usuarios, pero sobre todo lo ofrece distintas posibilidades de sentirse orgullosos de ello.

La nueva movilidad es una de las tendencias que marcan el ritmo de la sociedad actual y los servicios de carsharing o coche compartido son una de sus actividades más visibles en estos momentos. Quienes los utilizan son, de alguna manera, pioneros de una nueva forma de entender la movilidad, especialmente en las grandes ciudades.

Y aunque algunos puedan quejarse de la fuerte exposición que tienen ante el resto de usuarios de la vía debido a la decoración que identifica a los vehículos adscritos al servicio o de algunas otras peculiaridades del mismo, lo cierto es que todos ellos tienen sobrados motivos para sentirse orgullosos de utilizar coches de uso compartido. Estas pueden ser algunas de ellas:

Liberas espacio en las ciudades

Utilizar vehículos de uso compartido permite liberar espacio en las calles y, especialmente, en los aparcamientos de las ciudades donde estos servicios están presentes. Los coches privados apenas se mueven una hora cada día, permaneciendo estacionados el resto del tiempo, mientras que un coche de uso compartido tiene mucha mayor utilización.

Según cálculos de la empresa de movilidad compartida car2go, por cada hora de utilización de un coche particular, uno de sus coches de carsharing pasa más de seis horas circulando por las calles. Al compartir coche, contribuyes a liberar espacio en las calles y en los aparcamientos de la ciudad, facilitando una mayor fluidez del tráfico en la misma. Una acción de la que puedes sentirte orgulloso.

Ahorras dinero

Al alquilar un coche para tu desplazamiento en lugar de comprarlo, aunque no te lo parezca estarás ahorrando mucho dinero. Y si para desplazarte por la ciudad utilizas servicios de carsharing, ahorrarás mucho más. Utilizar servicios de coches de uso compartido en la ciudad, puede evitar que tengas que comprarte un coche en propiedad, la segunda gran inversión en el gasto de las personas.

Además de ese dinero que no inviertes en la compra del coche, tampoco tendrás que pagar otros costes del coche como reparaciones, las averías, los impuestos sobre vehículos, los costes del aparcamiento, neumáticos, el combustible o la electricidad que mueve el coche, seguros… todo eso y mucho más está incluido en el precio por minuto que pagas por el servicio. Si haces los cálculos verás que los ahorros pueden ser considerables y seguro que estarás orgulloso de haberlos conseguido.

Contribuyes a limpiar la ciudad

Compartir coche tiene igualmente importantes efectos positivos sobre la calidad del aire en las ciudades. Los distintos estudios realizados hasta la fecha demuestran que el uso flexible de automóviles de uso compartido reduce el número de vehículos que circulan por las ciudades, especialmente en sus zonas más céntricas, lo que significa menores volúmenes de congestión y atascos y, por tanto, menos contaminación.

De otro, los servicios de carsharing utilizan siempre vehículos nuevos, de bajas emisiones o incluso de cero emisiones (coches eléctricos), lo que permite retirar coches viejos de las calles y reemplazarlos por modelos menos contaminantes. Por ejemplo, los servicios de carsharing que actualmente prestan servicio en Madrid (car2go y emov) utilizan flotas compuestas mayoritariamente por vehículos eléctricos que no emiten gases de ningún tipo por su uso. Contribuir a que entre todos respiremos un aire de mayor calidad en las ciudades también es motivo de orgullo.

Muestras capacidad de socialización

Cuando utilizas servicios de coche compartido pasas a ser parte de un grupo, a integrarte en un colectivo de personas de carácter pionero y emprendedor, que marcan tendencia. Perteneces a un grupo objetivo urbano, muy cosmopolita, que valoras tu individualidad pero que gustas de actuar de forma sostenible formando parte de algo mucho más grande.

Según la consultora de gestión Frost&Sullivan, para 2025 más de 36 millones de personas utilizarán servicios de carsharing en el mundo. En Madrid, los usuarios de servicios de carsharing ya superan el medio millón de personas. Seguro que todas ellas se sienten orgullosas de ello.

Demuestras interés por el progreso de tu ciudad

“Compartir es demostrar interés”, no es una frase hecha sino una realidad. Al compartir coche demuestras tu interés por disfrutar de una mejor calidad de vida en tu ciudad, contribuyendo a reducir los atascos y los niveles de contaminación, a socializar tus acciones, a hacer que tu ciudad progrese. Diferentes estudios demuestran que cuando las personas compartimos y hacemos las cosas bien además de contribuir a que otras personas sean más felices también lo son ellas mismas.

“Orgullosos de compartir” es precisamente uno de los nuevos claims que la operadora de coches compartidos de libre disposición car2go utiliza para describir a sus clientes, cerca de 2,6 millones en todo el mundo de los cuales ya hay casi 400.000 en Madrid. Y es que los servicios de carsharing además de aportar movilidad y transporte también ofrecen razones para sentirte orgulloso. Aquí tienes cinco de ellas. ¿Se te ocurre alguna más?

Fuente: car2go
Vía: Newspress

1 COMENTARIO

Deja una respuesta