Esta Semana Santa vendrá marcada por los altos precios de los carburantes y por la reducción de la velocidad de 120 km/h a 110 km/h. No es una cuestión baladí. La Semana Santa de 2010 fallecieron 44 personas en 41 accidentes mortales en carretera, de los cuales, casi la mitad de los muertos no utilizaba ningún sistema de retención. El día con mayor número de víctimas mortales fue el Domingo de Ramos, con 9 fallecidos en accidentes de tráfico.

Con más de 14 millones y medio de desplazamientos, la Semana Santa es uno de los momentos del año con mayor movimiento de vehículos, concentrados en un periodo corto de tiempo. Para evitar las retenciones, y reducir los riesgos de incidente, el RACE recomienda a los conductores consejos de diferentes tipos:

VEHÍCULO

– Comprueba los niveles del vehículo: batería, neumáticos (presión y banda de rodadura), y sistemas de limpiado (escobillas, agua…). También los elementos necesarios en caso de avería: triángulo de emergencia, chaleco reflectante, gato, correas, herramientas… así como fusibles de repuesto. Y lleva el Permiso de Circulación, la ITV y el recibo del Seguro.

ANTES DE PARTIR

– Programa el viaje con antelación, y evita las horas de posibles congestiones. Infórmate mediante los canales dispuesto por la DGT, y ahora como novedad. El RACE recomienda su aplicación para el teléfono móvil, donde se incluye una agenda con los teléfonos más importantes.

– Si llevas un navegador, familiarízate con él antes de iniciar la marcha. Introduce la ruta antes de salir y no lo manipules mientras conduces. Por seguridad y para evitar multas: son uno de los objetivos de tráfico.

– Para evitar los atascos intenta modificar los horarios de salida, tanto a la ida como a la vuelta, adelantando o retrasando el viaje. Estudia el trayecto, ya que en caso de atasco prolongado podrás buscar una ruta o paradas alternativas, sobre todo si viaja con niños. Aquí enseñamos cómo evitar atascos con Internet en tiempo real.

– No te pongas horas de llegada, ni intentes recuperar el tiempo tras el atasco. Cuando pensamos que la circulación se restablece, pueden aparecer de nuevo retenciones y una leve distracción puede provocar colisiones por alcance.

EN RUTA

– No conduzcas durante mucho tiempo. Descansa cada dos horas o 200 kilómetros como mucho, da un pequeño paseo con estiramientos, y bebe un refresco, ya que la fatiga reduce su capacidad física y de conducción, y hace aumentar el riesgo de accidente hasta en un 12%. Ten especial cuidado si hace calor.

– Nunca bebas alcohol si va a conducir, respeta las normas y usa los cinturones de seguridad para todos los ocupantes.

– Manten siempre la distancia de seguridad. Debes prever situaciones de peligro con tiempo suficiente.

– En caso de observar o sufrir un accidente, recuerda la conducta PAS: prevenir nuevos riesgo, avisar a las emergencias y socorrer a los heridos en los casos de extrema gravedad. Por cierto… ¿sabes cómo actuar en caso de incidente en un túnel?

– Si va a conducir de noche, debes ser consciente de la fatiga provocada por la tensión. Revise sus faros, adapte su altura a la carga del vehículo, y aumente la distancia de seguridad. Ante el primer síntoma de cansancio, pare y descanse.

– Durante el momento final del trayecto aumenta el riesgo: fatiga acumulada, ganas de llegar al destino y posibles retenciones en las entradas.

– Otro momento de riesgo se produce cuando nos aproximamos a una retención. Frena con suavidad, avisa al resto de vehículos del atasco y busca una posible salida de escape por si el conductor que circula detrás no puede frenar a tiempo. Lleva los reposacabezas bien ajustados, y no dejes objetos sueltos en el interior del habitáculo.

… Y recuerda: mantén la seguridad también en los recorridos cortos. Muchos accidentes se producen en el destino, en pequeños recorridos donde nos confiamos y reducimos los niveles de seguridad: el peligro siempre está presente.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta