El verano es uno de los periodos del año en los que se dan más trayectos por carretera, por lo que es necesario extremar las precauciones para evitar los errores humanos al volante. El presidente de la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL), Luis Montoro, advierte sobre doce conductas y factores de riesgo que no tenemos en cuenta al volante y que podemos evitar como las horas más peligrosas o el riesgo de ponerse el cinturón en marcha.

No se trata de comportamientos o factores clásicos reglados como la velocidad, el alcohol, las drogas o el uso del móvil, sino de comportamientos que pasamos por alto y que su prevención ayudaría a reducir el número de accidentes en carreteras.

1.- El peligro de los adelantamientos precipitados para intentar ir todos juntos cuando hacemos un viaje en grupo. Se puede ir a un ritmo similar, pero no pretender circular juntos en cada momento.

2.- Medir el trayecto en tiempo y no en kilómetros hace que nos pongamos una hora fija de llegada e incrementemos la velocidad y los adelantamientos.

3.- Hay más riesgo de accidentes de tráfico en las salidas vacacionales que en el regreso, debido a la fatiga con que muchas veces se comienza el viaje.

4.- Un conductor fatigado duplica el número de distracciones, aumenta su tiempo de reacción, comete más errores y mira los retrovisores y las señales de tráfico cuatro veces menos que un conductor descansado.

5.- Conducir entre las dos y las cuatro de la tarde y durante la noche son las horas de más peligro de accidente.

6.- Llevar en el asiento algún objeto peligroso como un respaldo con bolitas, un cojín, o una toalla cuando se viene de la playa, puede ser mortal al producirse el denominado efecto submarino: el conductor se desliza por debajo del cinturón.

7.- Los atascos generan mucho estrés en los conductores, alteran la atención y se potencia notablemente la agresividad.

8.- Una de las causas frecuentes de accidentes de tráfico está en ponerse el cinturón en marcha o intentarlo precipitadamente cuando vemos a la Guardia Civil o a la Policía.

9.- Las situaciones de estrés fuerte como un divorcio, la pérdida de un ser querido o un despido laboral, pueden duplicar la posibilidad de un accidente grave.

10.- Debemos mantenernos alerta al vehículo de delante y respetar la distancia de seguridad, especialmente en retenciones que pueden dar lugar a alcances en cadena.

11.- Extra de atención en carreteras secundarias, sobre todo en adelantamientos.

12.- Los conductores ocasionales son un peligro ya que tienen un 40 % más de posibilidades de tener un accidente por la falta de costumbre del uso del vehículo.

En el periodo entre 2006 y 2015, durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre, se registraron 9.251 personas en accidentes de tráfico; 444.783 resultaron heridas y unas 45.000 quedaron con secuelas permanentes.

Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta