Si estás relacionado con el mundo del automóvil es probable que en alguna ocasión hayas escuchado hablar acerca del Head-Up Display (HUD). Se trata de un elemento que ha ido ganando popularidad en los últimos años en los coches, pero que se lleva utilizando décadas en el sector aeronáutico. Su primer objetivo es conseguir que la conducción sea más segura de una forma muy sencilla. Vamos a dar un completo repaso alrededor de este elemento.

¿Qué es el Head-Up Display?

El Head-Up Display es básicamente un sistema que se encarga de mostrar información en el parabrisas del vehículo. La idea es que el conductor tenga que apartar la vista lo menos posible de la carretera para ver detalles como la velocidad actual o la ruta del navegador. Como decíamos, esta idea se empieza a implementar en aviones a mediados del siglo pasado. Aunque para el salto a los coches hubo que esperar un poco más.

Su nombre atiende a toda lógica, pues significa literalmente “pantalla cabeza-arriba”, atendiendo a ese gesto de mantener la mirada en la carretera. Los primeros en utilizar un Head-Up Display en sus coches fueron General Motors en 1988. Esos primeros sistemas eran bastante rudimentarios y tenían poco que ver con los que tenemos ahora, tres décadas después. El primero a color apareció en el Corvette en 1998 y posteriormente se ha ido evolucionando su calidad.

Tipos de Head-Up Display

Aunque hay bastante disparidad en este elemento y cada fabricante utiliza su propio método. Al entrar en algunos coches y dar el contacto es posible que en algunos casos sorprenda ver cómo sale una pequeña superficie de cristal. Ese es uno de los tipos, el que se conoce como Head-Medium-Display (HMD), en el que la información se proyecta sobre dicha superficie transparente permitiendo ver la carretera también a través de ella.

Esa solución suele ser la opción más económica para montar este elementos y se suele encontrar en vehículos de gama media. Por encima está el Head-Up Display al uso, que es el que proyecta la información directamente en el parabrisas. Presenta una mayor resolución, se puede adaptar su posición y es más natural para el conductor. Su precio se encarece porque la luna ha tenido que recibir un tratamiento previo, así que se suele ver más en las marcas premium.

Los vehículos que no tienen este sistema entre su equipamiento de serie u opcional también pueden optar por un Head-Up Display portátil. Por un precio muy económico se puede adquirir este tipo de accesorio que se pone sobre el salpicadero y que hace la misma función que un HMD. En este caso se puede conectar al puerto OBD para tener la información del vehículo, aunque también hay otros más simples que se conectan con el smartphone.

Ventajas del Head-Up Display

Llegados a este punto se puede observar que las ventajas del Head-Up Display serán importantes. Al tener esa información en el parabrisas, el conductor no tendrá que estar bajando la cabeza para consultar la instrumentación. Circulando en autopista a 120 km/h cada segundo que no miremos a la carretera habremos recorrido 33 metros de distancia. Esa franja de tiempo y de espacio puede ser la que marque la diferencia y nos salve o involucre en un accidente.

Por eso mismo, con estos sistemas se suele reducir el tiempo de reacción del conductor ante imprevistos. Al mismo tiempo, se facilita su vida al tener disponible información de todo tipo, incluso las señales, si se va con el control de crucero o la visión nocturna en el caso de tenerla. Por otro lado, hay estudios que hablan de que hay algunos aspectos no tan positivos. El HUD también desvía la atención cada vez que hay un aviso y que tendría que haber una mayor diferenciación entre notificaciones.

Futuro del Head-Up Display

Todo apunta a que los Head-Up Display seguirán proliferando y que serán la tónica. A medio plazo cada vez más coches lo montarán y además se irán mejorando con una mayor calidad o un mayor número de funciones. Ya se ha estado investigando con la realidad aumentada en los HUD. Continental o Jaguar ya presentaron sus propuestas, que incluían cierta interacción con el entorno.

En los Head-Up Display será más que probable que se muestren aspectos como la distancia respecto al vehículo que nos precede o remarcar las líneas de la carretera (muy útil con climatología adversa). Incluso podríamos ver como una flecha se dibuja sobre la calzada para facilitar el guiado del GPS. En el caso de Jaguar, más enfocado a circuito, permitía también ver la trayectoria óptima o el fantasma de la anterior vuelta rápida.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta