En los bolsillos del pantalón (o en el bolso) siempre hay tres objetos de vital importancia a los que hay que prestar atención: la cartera, el móvil y las llaves del coche. Todo el mundo ha perdido uno (o varios) de ellos en alguna ocasión, sufriendo el correspondiente contratiempo de perder archivos y datos personales en el caso del smartphone o de tener que pedir duplicados de toda la documentación en el caso de la cartera. Y el caso de perder las llaves puede también llegar a ser un quebradero de cabeza.

En los coches de hace años, las llaves eran mucho más simples y hacer un duplicado no costaba mucho más que hacerlo de las llaves de casa. Sin embargo, en los tiempos que corren prácticamente todas cuentan con un mando que integra la llave física y un chip electrónico o trasponedor para abrir y cerrar el coche sin tener que tocar el bombín. Por no hablar ya de otras más avanzadas como la BMW Display Key que parece un móvil con su pantalla y la necesidad de ser cargada.

Esta situación nos lleva a que hacer un duplicado de las llaves puede superar los 100 euros fácilmente (dependiendo del tipo de vehículo y de la marca). Ya hemos hecho un repaso a otras situaciones como dejarse las llaves dentro del propio coche y ahora vamos a hablar de las distintas posibilidades que hay al perderlas directamente.

Tienes copia de las llaves

Al comprar un coche se suelen dar dos juegos de llaves, teniendo una de repuesto precisamente para estas ocasiones. Lo más recomendable es dejarlo en el domicilio para poder disponer de él en cualquier momento. En el caso de irse de vacaciones también es recomendable llevarse las llaves de repuesto para no tener que volver prematuramente si extravía el juego principal. De esta forma, si se pierden las llaves bastará ir a por su copia y proceder a abrir el coche.

Si no hay opción de llegar al coche por tus propios medios (nadie te puede llevar o está muy lejos), hay algunas compañías de seguros que se encargan de ello. Es recomendable si en la póliza hay alguna cláusula que lo cubra, pues se da la opción de la asistencia en carretera y llevar el coche al punto deseado o la de que busquen el segundo juego y te lo hagan llegar. En todo caso, si te quedas con solo un juego de llaves tras esta pérdida hay que proceder a hacer un duplicado para no quedarse sin nada si hay una nueva pérdida.

No tienes copia de las llaves

Precisamente es la otra situación que se puede dar. Se pierden las llaves y no hay unas de repuesto, bien porque se habían extraviado anteriormente, bien porque es un coche de segunda mano y el anterior propietario no te las dio. De este modo, habría que descartar directamente la solución fácil y rápida que explicamos anteriormente. Y ahora cobra más importancia la póliza de seguros que se tenga contratada, pues marcará la diferencia.

En algunos casos, la asistencia en carretera se encargará de trasladar el vehículo a un sitio seguro hasta que consigas unas llaves nuevas. En otros, directamente se encargará la aseguradora de conseguirlas e incluso podrían dejarte un coche de sustitución durante ese periodo. Si el seguro no cubre nada, lo que hay que hacer es llamar directamente al fabricante del vehículo para que puedan hacer una copia de las llaves extraviadas.

La marca te pedirá algunos datos personales y del vehículo para cerciorarse de que eres el propietario. Además del DNI habrá que disponer del número de bastidor y del código de la llave, así que en este punto es clave haberse hecho con fotocopias de toda la documentación del vehículo previamente (recuerda que el vehículo está cerrado y no tienes llaves). Sin dicho código se puede seguir haciendo el duplicado, pero tardará más tiempo y será más costoso.

Ahora ya hay muchos fabricantes que permiten abrir el vehículo con el smartphone del usuario logrando una especie de llave digital gracias a una aplicación. Esto también podría solucionar el problema de la pérdida de las llaves físicas, pero siempre habría que asegurarse de tener alguna copia por si lo que se pierde es el teléfono móvil. También hay casos más extremos, como una usuaria que se implantó la llave de su Tesla bajo la piel. En este caso hay algunas implicaciones de otro tipo, pero seguro que nunca más perderá las llaves del coche.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta