La Inspección Técnica de Vehículos o ITV es un tipo de mantenimiento exigido por la ley. Cada cierto tiempo estamos obligados a pasar por esta revisión para que nuestro vehículo pueda seguir circulando con normalidad. Esto suele ser cumplido por la mayoría de usuarios, pero todavía hay un buen porcentaje de gente que se mueve con la ITV caducada. No es nada recomendable, pues las consecuencias pueden ser bastante considerables.

En primer lugar hay que repasar la periodicidad mínima obligatoria con la que los vehículos tienen que pasar la ITV. En en caso de los turismos, un coche nuevo no tendría que pasarla hasta 4 años después de su matriculación. A partir de ese momento tendría que pasar la ITV cada 2 años hasta que cumpliera 10 años de antigüedad. De ahí en adelante el vehículo tendría que pasar la revisión una vez al año.

Multa por tener la ITV caducada

Como decíamos, si alguien está incumpliendo esa periodicidad obligatoria se arriesga a ser castigado por las autoridades. Si te pillan circulando con la ITV caducada la multa es de 200 euros. Dicha cantidad puede reducirse a 100 euros por pronto pago y en ningún caso conlleva la retirada de puntos. Esa sanción puede ser aplicada desde el mismo día que figura en el papel de la inspección. No hay ningún periodo de rigor para pasarla, la fecha que figura es la que lo marca.

Por eso es conveniente recordarla o tenerla apuntada en algún sitio. En la pegatina que llevamos en el parabrisas solo figuran el mes y el año, no el día exacto de su caducidad. En todo caso es conveniente pedir cita previa con antelación, pues la DGT es capaz de controlar los vehículos que circulan sin seguro y con la ITV caducada mediante lectores de matrículas instalados en los paneles informativos de las carreteras

Un caso más desconocido pero igualmente válido, es la posibilidad de que te multen por tener el coche aparcado con la ITV caducada. Aún sin estar circulando, las autoridades consideran que es necesario ese trámite. Incluso en un garaje podría darse la misma situación, pues la DGT considera que si el usuario justifica que no está utilizando el vehículo debería darlo de baja de forma temporal. También puede haber problemas por dejar un coche sin ITV en una finca, pues el Seprona podría considerar que perjudica al medio ambiente.

Hay una situación más crítica que la mencionada multa de 200 euros por circular con la ITV caducada. Las autoridades pueden incluso retirar el permiso de circulación del vehículo y obligar al usuario a pasar la ITV en un plazo de 10 días. En el caso de no presentar un justificante en ese plazo, el coche podría ser intervenido e incluso dado de baja por parte de las autoridades.

Otras consecuencias de la ITV caducada

Hay que tener en cuenta que aunque tengamos la ITV caducada, el centro a donde lo llevemos no nos sancionará ni nos cobrará ningún cargo extra (aunque sí que podemos esperar una reprimenda). Aunque no lo creas, también puedes tener consecuencias con el seguro en el caso de tener un accidente con la ITV caducada. En cualquier póliza no habrá responsabilidades civiles, pues esas quedan cubiertas.

Sin embargo, si se descubre que el accidente ha sido causado por un fallo detectable en la ITV, la aseguradora podría rechazar el pago de esos daños. En este punto también tiene que imperar el sentido común, pues la circular con la ITV caducada puede suponer un peligro para la vida del propio usuario y para los que le rodean. Antes de que llegue la fecha busca el centro más barato y pide cita, es importante revisar pues hay mucha variación entre comunidades.

Multa por tener ITV desfavorable o negativa

Cambiando un poco de tema, también hay multas en los casos de que no se haya pasado la inspección de forma satisfactoria. Si hemos salido con una ITV desfavorable se supone que solo podemos mover el coche para ir al taller, subsanar los fallos y volver a la ITV. Si nos pillan circulando de este modo se aplica una sanción de 200 euros. Hay que tener en cuenta esta posibilidad después de los últimos cambios en la ITV.

Peor es el caso de obtener una ITV negativa, pues en este caso el vehículo es considerado un peligro para la seguridad vial y tiene completamente prohibido circular. De hecho, no se debería dejar al usuario salir conduciendo del centro, sino con el coche subido en una grúa para repararlo en el taller. En el caso de que las autoridades encuentren un vehículo circulando con este resultado la multa asciende a 500 euros y no hay reducción.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta