Las temperaturas que puede alcanzar un coche al sol son realmente grandes. Se calientan mucho, hasta el punto de dejar el coche prácticamente inutilizable (ojo a este truco para enfriarlo rápido). Gracias a un estudio del RACC sabemos que se calientan más los coches negros que los blancos… y ahora un equipo de investigadores ha investigado más detenidamente qué temperaturas se alcanzan en el interior (más allá de ver si una pizza se puede cocinar).

No se trata de una investigación baladí. Por un lado, porque los termómetros del coche mienten. Y por otro, porque resulta peligroso “olvidarse” a un niño dentro en estas situaciones. Porque la gente lo hace, y más veces de las que piensas. Este 2018 han muerto en Estados Unidos seis menores por este motivo y cada año mueren 38 por estar expuestos a elevadas temperaturas que resultan letales. No queremos imaginar el número de mascotas que sufren golpes de calor y acaban pereciendo.

Un equipo de la Universidad de Arizona, que Nancy Selover y Jennifer Vanos han publicado en la revista Temperature ha demostrado que dejar un niño en un coche al sol puede ser mortal en apenas una hora. Han usado tres parejas de vehículos para comprobar cómo se calienta el aire en su interior, al sol y a la sombra, en un día que la temperatura exterior era de 37,8º C (100º Fahrenheit). Y estos fueron sus resultados:

 

 

Sol

Sombra

Interior

46,6º C

37,8º C

Salpicadero

69,4º C

47,8º C

Volante

52,8º C

41,6º C

Asientos

50,5º C

40,5º C

 

“Queríamos saber cómo estaría el interior de cada vehículo tras una hora, más o menos el tiempo que se tarda en comprar comida”, explica Selover. “Sabía que haría mucho calor, pero me sorprendieron las temperaturas de las superficies”. ¿Quién no lo ha probado en sus carnes al tocar el volante o el pomo de la palanca de cambios en un día caluroso?

Y tanto. Incluso a la sombra, la temperatura alcanzada puede ser letal para un niño. Porque aunque la temperatura interior no se dispara, el hecho de incluir una persona reduce la humedad. “Exhalan humedad en el aire y, a mayor humedad ambiente, la persona no se puede enfriar sudando pues el sudor no se evapora tan rápido”, apunta la investigadora. Según sus cálculos, un niño de dos años podría colapsar al cabo de una hora en un coche aparcado al sol y hasta dos horas en un coche a la sombra. Si te ocurre, recuerda nuestros consejos para tratar un golpe de calor.

¿Usarán las marcas estos datos para desarrollar sistemas que eviten a los padres olvidar a los niños en el coche? Ocurre sobre todo cuando se realizan tareas rutinarias y de repente un imprevisto te hace tardar más de lo pensado. Te recordamos que niño de 11 años inventaba un sistema llamado E-Z Baby Saver, existen aplicaciones de móvil yHyundai ya investiga con una alerta de ocupantes traseros  Mientras tanto, recuerda proteger a tu coche del sol

Fuente: Science
Vía: Next

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta