Logo de Noticias Coches
1926 Ford Model T Snowmobile (1)
Luis Blázquez

Ford Model T Snowmobile, la forma de viajar sobre nieve y hielo en los años 20

La borrasca Filomena, entre otras muchas cosas, ha servido para demostrar la diferencia entre creer que se puede circular con un vehículo, y la realidad propia de hacerlo. Apenas los todoterreno de verdad son los únicos que se han librado. La gran mayoría de los coches que pueblan nuestras carreteras no pueden hacer frente a tales cantidades de nieve. Sin embargo, hace algo más de un siglo las cosas eran algo distintas, como este Ford Model T de 1926, apodado “Snowmobile”, viene a demostrar.

Creado por Virgil White hace más de un siglo, inventor y distribuidor autorizado de Ford que dio servicio y cabida a los Model T en West Ossipee (New Hampshire, Estados Unidos), el kit de conversión fue patentado en 1913 como si de una especie de moto de nieve (casi literal) de la época se tratase. Sin embargo, no fue hasta 1922 cuando lo puso a disposición de los clientes, tras haberlo “perfeccionado” en todos y cada uno de los detalles. Henry Ford, impresionado, le dio a White su bendición para vender la conversión en los concesionarios.

Eso sí, no era barato. Transformar un Model T en un trineo motorizado costaba 400 dólares, cuando el coste de adquirir el propio coche era de 300 dólares. Eso es el equivalente a unos 6.000 y 4.500 dólares actuales, respectivamente. Además, la mano de obra no venía incluida en la compra, por lo que si deseabas tener un ejemplar ya directamente preparado desde el concesionario, Ford te lo vendía por 750 dólares (11.350 dólares en 2021, aprox.); el sueldo medio estadounidense rondaba los 1.000 dólares anuales (15.000 dólares, aprox.).

La conversión de White incluía la adición de esquís de metal y madera en la parte delantera y un segundo eje trasero con un juego de orugas en la zaga para las ruedas. De acuerdo con el sitio Model T Ford Snowmobile Club, las primeras unidades tenían orugas hechas de tacos de metal unidos por una tela pesada. Más tarde, White cambió a unas pistas totalmente metálicas que consistían en unos zapatos de acero estampado y conectados por eslabones de cadena. El “paquete de invierno” también obligaba a retirar los guardabarros.

Estos kits son extremadamente raros, a pesar de que fueron fabricados por varias empresas diferentes. White fabricó cerca de 70 unidades de estos Ford Model T Snowmobile hasta 1923. Dos años después, vendió los derechos de producción a Farm Specialty Manufacturing Company, de Wisconsin. En la segunda mitad de los años 20, esta compró las patentes de White’s Snowmobile Company y se hizo cargo de las operaciones. Entre la factoría de West Ossipee y otra en St. Paul, Minnesota, se llegaron a fabricar unas 3.300 unidades al año.

Los clientes de un Ford Model T Snowmobile eran aquellos que tenían un trabajo que hacer sin importar cuán severo fuera el clima. Personas como médicos, carteros rurales, tenderos o lecheros. White declaraba que su creación podía viajar a través de 30 pulgadas de nieve, unos 760 milímetros, a una velocidad promedio de 30 km/h. Y tampoco es que sirviese solo para circular con nieve o hielo. Con los esquís quitados y las ruedas delanteras de serie en su lugar, esta máquina podría atravesar fácilmente los tramos de barro y arena densa.

Lamentablemente, The Snowmobile Company echó el cierre en 1929. La fábrica se incendió poco después del cierre, por lo que no se podía ir a buscar entre las ruinas con la esperanza de encontrar algunos trineos sin dueño. Por este motivo, encontrar un ejemplar que esté en buen estado no es ni fácil ni barato. De hecho, el que ilustra esta entrada está a la venta en el concesionario Legendary Motorcar Company por 59.900 dólares (49.700 euros, aprox.). El vendedor afirma se restauró la mecánica en 2014, y en vídeo parece que suena bien.

Este ejemplar es un Model T Touring para cinco pasajeros, con un motor de cuatro cilindros en línea de 2.9 litros, manteniéndose hasta ahora como uno de los bloques más grandes en su categoría. Sin embargo, no era demasiado potente: 22 CV y 113 Nm que quedaban gestionados a través de una caja de cambios de dos marchas, una hacia adelante y una hacia atrás. De todos modos, ¿quién necesita ir rápido para disfrutar de un paseo histórico como el que te puede ofrecer este precioso y 100 % funcional Ford Model T Snowmobile?

Fuente: Legendary Motorcar Company

Galería de fotos:

  • coches clásicos
  • Ford
  • nieve