La Clase S de Mercedes-Benz siempre ha servido como el escaparate tecnológico de la marca, algo que ya nos ha podido demostrar a lo largo de su existencia. Muchas de las tecnologías que hoy son norma en cualquier otro coche, fueron estrenadas en la enorme berlina de la firma de la estrella. Pero antes de recibir la nomenclatura “Clase S”, la marca se refería a él como “SEL”, y el mejor de ellos fue el Mercedes 300 SEL 6.3, del cual ahora mismo hay un ejemplar muy interesante en venta.

En los años 90, el sedán fue comprado por un coleccionista aficionado de la marca, Dan Smith. Este último tomó los pasos necesarios para restaurarlo por completo, desde un punto de vista estético y mecánico. Con un presupuesto casi ilimitado, el dueño confió el motor V8 al propio fabricante para darle una renovación al completo, sin dejar de optimizarlo para hacerlo más eficiente y potente a la vez. De hecho, el anuncio de venta dice que la potencia ha sido aumentada “sustancialmente”.

Está equipado con nuevos pistones (de compresión 10: 1), un árbol de levas firmado por AMG y una culata específica, y un sistema de escape hecho a medida para esta máquina alemana. Smith estaba buscando tener el mejor 300 SEL 6.3 del mundo. Para ello contó con la experiencia del taller MBI Motor de Portland, Estados Unidos, sin importar lo que costase. Como podemos intuir a través de las fotos, a lo largo de la restauración se instalaron muchas piezas, tanto de nueva factura como viejas.

Además, se reconstruyó la transmisión y el eje trasero, se reemplazó la suspensión delantera y la caja de la dirección, y se instalaron llantas de 15 pulgadas. Por otro lado, la carrocería fue despojada de todo elemento ajeno al color de fábrica, y se repintó en el mismo tono grisáceo con el que el coche salió de la línea de producción. MBI Motor también volvió a retapizar el interior con cuero de primerísima calidad, manteniendo el salpicadero de vinilo y madera que tanto gustaba en los 60 y 70.

En 2013, este Mercedes 300 SEL 6.3 fue comprado por un hijo para el cumpleaños de su padre. Cuatro años más tarde lo adquirió “uno de los principales coleccionistas de automóviles del mundo” y llevado a Canepa para su inspección y servicio. Durante un período de tres meses, la berlina de Stuttgart recibió nuevos discos y pastillas de freno, y disfrutó de una puesta a punto del motor, cambio de líquidos, reparación del sistema de aire acondicionado, lubricación del chasis y nuevos montajes del motor.

Desde su restauración completa en 1990, ha recorrido el equivalente a 12.325 kilómetros. Al confiar en ciertos sitios especializados, los 300 SEL 6.3 de este período se venden actualmente por más de 50.000 euros. Sin embargo, algunas unidades no gozan de un precio tan “atractivo”, ya que pueden superar los 400.000 euros. Con respecto al modelo presentado en este artículo, debe venderse a un precio mucho más alto que el promedio dado su historial y su restauración tan minuciosa.

Canepa, el sitio web y encargado de haber mantenido este coche tal y como podemos ver, está vendiendo el vehículo con los manuales del propietario, documentos de servicio en los talleres oficiales, herramientas, gato y rueda de repuesto. Como recordatorio, hay que destacar que Mercedes-Benz tan solo construyó 6.500 unidades del 3000 SEL 6.3. Su bloque desarrollaba 250 CV y 500 Nm, suficiente para alcanzar los 220 km/h de velocidad punta y los 100 km/h desde parado en 6,6 segundos, nada mal para una berlina de finales de los 60.

Fuente: Canepa

Galería de fotos:

Ver galeria (11 fotos)

1 COMENTARIO

  1. Ojala que los Mercedes-Benz de los últimos años, gozaran de parte de las bondades que relatan en su reportaje, pues por experiencia puedo afirmar que tienen las mismas «pegas» o más, que la gran mayoría de autos de su competencia. Uno de los principales problemas segun mi opinión es que los servicios oficiales, da la impresión que no estan preparados con los conocimientos que sin cesar adoptan las marcas (especialmente en el apartado electrónica) y como resultado no pueden y no saben solucionar problemas de esta índole. Aparte que te cobran solo para pasar el umbral de sus instalaciones, sin haber expuesto tu problema y si abren el capó ya esta contemplado como presupesto con coste tambien a cargo del cliente.

Deja una respuesta