A juzgar por los malos datos de los últimos meses, las diferentes asociaciones de vendedores de automóviles no deben tener en cuenta la partida de vehículos oficiales, porque de lo contrario la estadística daría un giro de 180º.

Actualmente los españoles pagamos con nuestros impuestos 240 millones de euros al año en vehículos oficiales. Pero lo más sorprendente es que se trata de un dato a la baja ya que en España no existe un “censo” oficial para este tipo de automóviles.

Mientras que el resto de los mortales tenemos que hacer frente al gasto necesario para el mantenimiento de un vehículo, los que suponen son nuestros representantes disponen de barra libre a cuatro ruedas.

Como desde hace semanas los coches oficiales se han convertido en el emblema más significativo del derroche de dinero público de la casta política, ahora, en un ejercicio de oportunismo de cara a la galería son algunos los partidos políticos y muchos los cargos electos que han renunciado públicamente a su uso.

En cifras más concretas el derroche parece aún más sangrante: el Gobierno dispone de 325 coches oficiales, siendo el Ministerio de Economía el que más utiliza y el de Cultura el que menos. Congreso y Senado disponen de 17, y Tribunal Supremo y Congreso General del Poder Judicial de 23.

Cada vehículo cuesta una media de 48.303 euros con un presupuesto total de 47,42 millones de euros. Por Comunidades, las más “motorizadas” son el País Vasco y Andalucía con 275, Valencia con 118 y Extremadura con 116.

El Audi A6 es el vehículo oficial en las diputaciones. La de Vizcaya cuenta con 29, Barcelona, 22, Valencia, 20, mientras que Badajoz, Sevilla y Cáceres, “tan solo” 16. Para muestra un botón; nada más llegar al cargo el presidente de la Diputación de Álava adquirió a cargo de dinero público un flamante Mercedes valorado en 108.000 euros mientras que el de Córdoba optó por un BMW serie 7.

Siguiendo la línea descendente del escalafón de poder los Ayuntamientos tampoco se quedan atrás. En total “invierten” para estos menesteres 50 millones de euros al año en más de 1.000 vehículos oficiales. El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Ruiz Gallardón se lleva la palma con 148 coches, paradójicamente muchos más que los 77 que utiliza la Comunidad de Madrid.

Vía: elEconomista

3 COMENTARIOS

  1. si les hemos votado para gobernar, ¿por qué tienen que despilfarrar el dinero público de todos los españoles? ¿YA lo dijo Zapatero antes de llegar a la Moncloa, “cuando sea presidente YO NO tendré un Audi A8 como AZNAR, tendré otro más sencillo”. Cuando llegó tuvo un Lancia pero por medidas de seguridad “tiene UN AUDI A8 SUPERBLINDADO”. Toma ya! Prometer, prometer hasta meter. Una vez metido olvidado lo prometido. Vaya vaya con ZP. Así nos vá en España.

    • Sin duda, Maria del Mar, el gasto en coches oficiales en España es excesivo. Y no se libra ningún partido político, por desgracia. (Bueno, los que no llegan a tocar poder)

  2. Es una vergüenza que esta gentuza prediquen algo y hagan justo lo contrario……Cada día es mas claro y notorio que estamos en una “falsa democracia”. Hasta cuando lo vamos a permitir ?……….. La elite nos engaña y manipula con total impunidad……Ellos han fabricado unas leyes a su medida, que nos dejan indefensos y en un total vasallaje…..Mientras ellos se enriquecen y tienen su entorno pleno de privilegios……El pueblo sufre recortes…..sufre y se empobrece…..

Deja una respuesta