Logo de Noticias Coches
velocidad variable
Luis Ramos Penabad

Más despacio en carretera y velocidad variable en autovías

Lo anunciamos ayer en Twitter en cuanto Jorge Fernández Díaz, ministro de Interior, indicó que estudiaba rebajar de 100 a 90 km/h el límite de velocidad en las carreteras secundarias.

El Ministro lo anunció tras participar en el foro Barcelona Tribuna: Junto con la Dirección General de Tráfico, trabajan en redimensionar los límites de la velocidad porque hay un consenso social sobre que el diferencial de veinte kilómetros por hora entre las vías rápidas y las carreteras secundarias «no es razonable». Sobre todo cuando en 2011 fallecieron 1.166 personas en las vías secundarias, que supuso el 79% de las víctimas mortales.

Existían tres posibilidades:

¿Y qué se va a hacer? Para empezar, ya se ha decidido rebajar de 100 a 90 km/h el límite en las carreteras secundarias y la posibilidad de que en las autopistas y autovías se pueda ir a 130 está todavía en estudio… Eso decía ayer, pero hoy, en una entrevista a TV3 el ministro ha asegurado que se prevé instalar paneles de velocidad variable en todas las autopistas y autovías españolas que fijen el límite de velocidad máxima en función de la meteorología y otras condiciones de la vía. Este sistema, que en Cataluña ya se utiliza en los accesos a Barcelona, también podría usarse en algunas vías secundarias.

El ministro también indicó que está previsto aprobar un nuevo reglamento de circulación de vehículos a motor «en el segundo semestre del año», que contemplará también que en las carreteras secundarias el límite máximo pase de 100 km/h a 90 km/h.

¿Será unas medidas eficaces? Para empezar, si las carreteras secundarias son aproximadamente el 80% de las vías de circulación, es lógico que se produzcan más accidentes en ellas.  Además, los accidentes no solo se producen por la velocidad, sino que hay otras maniobras, como los adelantamientos (así hay que adelantar correctamente) que son bastante más peligrosos. También hay carreteras secundarias, con largas rectas y buenos arcenes, donde ir a 100 km/h no supone ningún riesgo extra a una persona. Del mismo modo, hay autovías en las que quizá ir a 130 km/h sea una temeridad. Personalmente me parece que la velocidad depende de muchos factores (hora del día, capacidades del conductor, estado del tráfico, meteorología…) por lo que me parece más acertada la propuesta de los límites de velocidad variable que la de reducir la velocidad «en todo momento y lugar» de las vías secundarias.

Fuentes: Europa Press, EFE

  • autovías
  • carreteras
  • límites de velocidad