Logo de Noticias Coches
Fuel from waste: Volkswagen powers car freighters with used oil
Luis Blázquez

¿Sabías que el aceite usado se puede emplear como combustible para barcos?

A la hora de cocinar, un buen aceite que no ha sido apenas utilizado se puede reutilizar para hacer un nuevo plato. Sin embargo, llega un momento en el que deja de ser sano para nuestro organismo, pero no tanto para la atmósfera, ya que se puede usar también como combustible. Volkswagen, por ejemplo, utilizará este líquido de residuos vegetales para ciertas rutas de envío de vehículos nuevos a través de una pareja de barcos cargueros.

El susodicho combustible se produce a partir de materiales como el aceite usado de los bares y restaurantes de la industria alimentaria. La firma de Wolfsburgo, de hecho, ya ha confirmado su uso en uno de “sus” navíos; Volkswagen no fabrica ningún barco más allá del Touareg, por lo que los alquila a terceros durante varias semanas al año para cubrir sus envíos a lo largo del globo. El carguero Ro-Ro Patara fue abastecido por primera vez con la rica en proteínas gasolina vegetal a mediados de noviembre de 2020, y un segundo barco lo seguirá a principios de 2021.

“Somos el primer fabricante de automóviles en hacer un uso generalizado de este combustible. De esta manera, reutilizamos el aceite usado de una manera compatible con el medio ambiente. Con un 85 % menos de emisiones de CO2 que con los combustibles fósiles convencionales, la contribución a la protección del clima es enorme”, dice Thomas Zernechel, director de logística del Grupo Volkswagen. De esta forma, el fabricante alemán apuesta por una forma de ecología marítima distinta a la de la competencia, como Toyota y Kawasaki en sus barcos de hidrógeno.

Para los envíos europeos, Volkswagen alquila continuamente dos buques que transportan hasta 3.500 vehículos en una ruta que va desde la ciudad germana de Emden hasta Dublín, en Irlanda, y pasa por Santander, España, y Setubal, Portugal, antes de regresar de nuevo a Emden; un viaje que hace unas 50 veces al año. En el transcurso de sus trayectos, transportan cada año alrededor de 250.000 coches nuevos de las marcas Audi, SEAT, Škoda y la propia Volkswagen; los modelos de Bentley, Bugatti, Cupra, Lamborghini, MAN, Porsche y Scania optan por otras vías de entrega.

Los dos barcos miden cada uno 180 metros de eslora (longitud). Están propulsados ​​por un motor diésel marino firmado por MAN de más de 19.000 CV de potencia. En el futuro, ambos buques repostarán en el mar ante la costa de Vlissingen, en los Países Bajos, con carburante alternativo suministrado por la compañía neerlandesa GoodFuels. De esta forma, las emisiones de CO2 de los dos navíos se reducirán en algo más de un 85 % a lo largo de toda su ruta, de 60.000 a 9.000 toneladas anuales. Además, las emisiones de óxido de azufre (SOx) se evitarán casi por completo.

Este cambio forma parte de la estrategia para que la logística del Grupo sea aún más respetuosa con el medioambiente tras el escándalo Dieselgate. Porque además de aceite de restaurante reutilizado, otro combustible empleado para propulsar los cargueros que navegan entre Europa, América del Norte y América Latina es el gas natural licuado (GNL). Por otro lado, todas las cargas que van por vía férrea en Alemania pasarán a llevarse a cabo con energías renovables. “De esta forma, Volkswagen ayuda al Grupo a alcanzar la neutralidad en carbono de aquí a 2050”, dijo Zernechel.

Fuente: Volkswagen

Galería de fotos:

  • aceite
  • barcos
  • combustibles alternativos
  • transporte