La estrategia de motores de Aston Martin era una completa incógnita. Con su V12 de desarrollo propio y el V8 prestado por Mercedes-AMG parecía que tenía su gama de vehículos bastante cubierta. Sin embargo, ahora llegan informaciones acerca de un nuevo motor de seis cilindros híbrido. Sería una mecánica de vital importancia para ayudar a la marca de Gaydon a cumplir las restricciones de emisiones futuras y para dejar de necesitar la ayuda de otro fabricante.

Porque la alianza con Mercedes-AMG que lleva vigente desde 2013 (y cuya duración no ha sido especificada), podría ser temporal y terminar antes de los que pensábamos. El máximo exponente actual es el V8 biturbo de 4.0 litros que emplean los DB11 y Vantage. Pero dicho bloque podría tener los días contados, pues Aston Martin quiere hacer este nuevo desarrollo y comenzar a implementarlo en sus modelos a partir de 2020.

El primer modelo en recibir este futuro seis cilindros híbrido no sería otro que el primer SUV de la marca. Coincide que el Aston Martin DBX, del que ya hemos podido ver un prototipo camuflado, será presentado a finales del año que viene y su llegada al mercado está fijada para 2020. El SUV también contará con los V8 y V12 actuales, siendo el híbrido el que llegue más adelante. Aunque todavía hay pocos detalles de esta mecánica ya se pueden hacer algunas cábalas.

Podría tratarse de un seis cilindros en línea de 3.0 litros turboalimentado por partida doble. Derivaría directamente del actual V12 biturbo de 5.2 litros tope de gama de Aston Martin. Todavía es pronto para hablar de la potencia que desarrollará o de la configuración del sistema híbrido. Sin embargo, no hay que olvidar que la marca ya trabaja en su primer eléctrico, el Aston Martin Rapide E, y que se beneficiará de esa experiencia.

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta