Ha pasado más de un año desde que hablamos por primera vez del Aston Martin RapidE, el que sería el primer eléctrico de la marca. Con el tiempo, la marca de Gaydon ha seguido trabajando en el nuevo vehículo y ahora nos presentan los primeros detalles y un nuevo nombre. Se confirma que se llamará Aston Martin Rapide E y que llegará al mercado a finales de 2019 en una tirada limitada a solamente 155 unidades.

Desde el principio del proyecto sabíamos de la implicación de Williams Advanced Engineering (WAE), un socio que ha resultado clave para el desarrollo de este futuro sedán eléctrico. Aston Martin no tenía experiencia previa en el desarrollo de este tipo de sistemas de propulsión y se tuvo que enfrentar a varios desafíos. El objetivo era lograr el mismo rendimiento que el anterior Rapide con motor V12 de 6.0 litros, e incluso superarlo.

La clave del Aston Martin Rapide E parece ser la batería de 800 voltios con 65 kWh de capacidad, situada sobre el eje delantero. Este componente formado por 5.600 celdas de iones de litio tiene una configuración similar a la del Porsche Taycan. La batería alimentará a dos motores eléctricos montados en el eje trasero. De esta forma se consigue un reparto de pesos ideal y ya se habla de una potencia de unos 610 CV y 950 Nm de par.

Gracias a ello promete una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos, una recuperación de 80 a 112 km/h en 1,5 segundos y una velocidad máxima de 249 km/h. La autonomía del primer eléctrico de la marca estará en torno a los 322 kilómetros (según ciclo WLTP). En una toma de corriente de 400V que entregue 50 kW podría recargarse hasta 298 kilómetros en una hora. En la toma rápida de 800V con más de 100 kW lo haría a un ritmo de 499 kilómetros cada hora.

Aunque por el momento no se muestra el diseño exterior del Aston Martin Rapide E, la marca afirma que se han optimizado su aerodinámica y que tendrá un aspecto novedoso. Este modelo irá calzado con neumáticos Pirelli P Zero específicos. Su chasis contará con una puesta a punto deportiva y montará un diferencial trasero y la garantía de poder completar jornadas en circuitos (como Nürburgring Nordschleife) sin que sus baterías desfallezcan. Este modelo se comenzará a fabricar en las nuevas instalaciones de St Athan (Gales) en 2019.

Fuente: Aston Martin

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta