La Oficina Federal de Transporte Automovilístico alemán (KBA, por sus siglas en inglés) ha amenazado con emitir multas a Audi si no cumple con los próximos plazos para la modificación de modelos diésel manipulados con un nuevo software. De acuerdo con el periódico alemán Bild am Sonntag, Audi agotaría el plazo máximo el próximo 26 de septiembre.

Audi tiene que eliminar el software ilegal del Dieselgate de miles de vehículos movidos por gasóleo. Eso afecta a todos aquellos coches equipados por motores V6 y V8 TDI con calificación Gen2 evo EU6 (Euro 6) o, de lo contrario se enfrentará a una multa de 25.000 euros por cada coche que todavía continúe equipado con un dispositivo ilegal. Bild am Sonntag ha enviado una solicitud de comentarios a la KBA que aún no ha sido respondida.

Hace un año, el Ministerio de Transporte de Alemania informó que la KBA había detectado un software de control de emisiones ilícito en 127.000 modelos Audi, con 77.600 de ellos en Alemania. Mientras tanto, un portavoz de Audi comentó que la compañía estaba cada vez más cerca de actualizar el 8% de los automóviles restantes que necesitaban la actualización. También añadió que el proceso se completaría antes de la fecha límite impuesta por la KBA.

Los motores V6 y V8 TDI se encuentran desde el Audi A4 hasta el A8 y desde el Q5 hasta el Q8

“En septiembre, y por lo tanto dentro del plazo establecido por el ministerio de transporte alemán, presentaremos documentos para otros 8.200 vehículos”, dice Audi. Además de amenazar con nuevas multas, el Ministerio de Transporte Alemán informó a la firma de los cuatro aros que avanzará con los planes de cancelar la aprobación que eximiría de sanción a aquellos diésel que no se adaptaron antes de la primera fecha límite.

En total, parece que hay un total de 12.400 vehículos se ven afectados todavía. Audi dice que tiene la solución con el nuevo software para los 4.200 coches restantes. “No vemos ninguna razón para retirar la aprobación de tipo”, dice. “La solución es inminente; mantendremos el plazo”. Según la publicación germana, los de Ingolstadt se enfrentan a una recompra potencialmente costosa de los modelos diésel EU4 (Euro 4) más antiguos.

Audi 2.5 TDI (2000-2004)

En 2016, Reuters informó que Audi fue quien creó estos dispositivos fraudulentos en 1999, varios años antes de que su empresa matriz, Volkswagen, los empleara para hacer trampa durante las pruebas de homologación en laboratorio. Supuestamente, la decisión de comenzar a usarlos se produjo seis años después. Los ingenieros de Volkswagen no lograron llevar las emisiones de óxido de nitrógeno por debajo de los umbrales legales.

Todavía no hay nada oficial sobre la posible recompra de estos modelos más veteranos, aunque Bild am Sonntag cita fuentes que sugieren que dichos vehículos en cuestión no se pueden legalizar solo con medidas de software, sino que requieren una actualización significativa del hardware.

Fuente: Bild am Sonntag

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta