La historia del Batmóvil es apasionante, con multitud de versiones a lo largo de sus más de 80 años en cómics, series de televisión, cómics y películas. Pero ninguno es tan apasionante como el de Batman (1989), de Tim Burton. De hecho, hemos hablado de él en varias ocasiones, la más reciente cuando supimos la historia del primer y único modelo funcional como el real, es decir, mediante un turborreactor, aunque también hay otras réplicas de este modelo pululando por ahí, como esta de Australia, o este que toma la base del Tumbler en Estados Unidos.

El hecho de que Batman no posea superpoderes lo obliga a confiar en varios artilugios para cazar a sus enemigos. Uno de estos dispositivos es su coche, una máquina de guerra que ha ido evolucionando dramáticamente con cada nueva entrega del antihéroe más famoso. Pero nunca pensamos que un Batmóvil hecho con 16.000 cristales Swarovski sería el subproducto de dicha evolución. Y eso que la firma austriaca tiene en su haber osos de peluche, rosas, personajes de Disney y adorables animales en su brillante sitio web. Ahora le ha dado por tirar hacia el lado más “friki”.

Swarovski menciona que su brillante Batmóvil no es un juguete y que no es adecuado para niños menores de 15 años. ¿Qué tal para un niño más mayor como un servidor? Porque no voy a negar que no lo despreciaría encima de mi escritorio. Sin embargo, hay algo que nos frena: el precio. Con una tarifa de 7.490 euros, no es algo accesible para la gran mayoría del público. De hecho, a pesar de que sería “un regalo increíble para los fanáticos y coleccionistas de Batman y DC”, tan solo se fabricarán 200 ejemplares para todo el mundo, y seguramente la mayoría ya tengan un dueño asignado.

Al igual que muchos de los productos de la marca, las joyas de este Batmóvil fueron colocados por la división Swarovski Pointiage, lo que significa que se aplicaron a mano y no con puntas y pegamento. Es por este motivo por lo que el precio es tan alto. De hecho, la compañía también dispone una versión un tanto menos elegante, gestada en cristales negro azabache que, tal vez, casan mejor con la filosofía original del coche. También es mucho más económica, pues cuesta 399 euros. Eso sí, también puedes optar por la figura de acción a juego por el módico precio de 699 euros.

En cuanto al tamaño, la figura mide 7 centímetros de alto, 27 cm de largo y 14 cm de ancho. También presenta neumáticos de goma y piezas metálicas pulidas, como se puede apreciar en las llantas y el motor a reacción colocado en la parte delantera. Es irónico que por tanto dinero, en realidad puedas comprar muchos más artículos de Batman de gran precisión, sin mencionar los coches de tamaño real en el mercado de ocasión. De hecho, por un poco más, te puedes comprar un Dacia Sandero, aunque también puedes gastarte más de 15.000 euros en la maqueta de un Rolls-Royce Cullinan.

Fuente: Swarovsky

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta