Logo de Noticias Coches
Blaze EV Classic (9)
Luis Blázquez

El Blaze EV Classic es un fantástico microcoche eléctrico de inspiración retro

El Blaze EV Classic es un vehículo eléctrico en miniatura que combina la apariencia clásico de un coche de carreras de los años 20 y 30 con la comodidad de no tener que preocuparte por llevar a segundo pasajero. Referirse a él como un “coche” podría no ser la palabra más adecuada, ya que sus dimensiones hacen que se puede matricular como un ciclomotor en Japón, sin pasar por las estrictas inspecciones para circular en el país y los costosos impuestos de los automóviles “normales”.

Ciertamente, esa carrocería con finas rudas expuestas y una disposición monoplaza son bastante similares a los de un coche de carreras antiguo, pero los faros LED están ajustados a la tendencia del siglo XXI. La empresa del país del sol naciente ofrece solo un modelo, pero con una variedad de accesorios (una cubierta dedicada, una batería de repuesto, un estuche para herramientas y un adaptador de una toma de corriente CA de repuesto) y hasta cuatro alternativas cromáticas para teñir la escasa chapa exterior (plateado, negro, verde y rojo).

Por tamaño, el Blaze EV Classic se posiciona como un kart con un matrícula, pues solo mide 2.330 milímetros de largo, 1.170 mm de ancho y 1.160 mm de alto. Con una carrocería tan pequeña, que marque una masa de 200 kilos sobre la báscula no es tan sorprendente. Dentro de la escueta carcasa hay un propulsor eléctrico con 3 kW (4 CV) de potencia y 28 Nm de par motor, que puede propulsar al conjunto a una velocidad máxima de 50 km/h con una autonomía de 50 kilómetros. Asimismo, el tiempo para hacer una carga completa es de ocho horas.

El frenado queda a cargo de unos tambores en el eje delantero y de discos en el trasero, mientras que para tomar bien las curvas se ha optado por montar un diferencial. Lo que no tiene son unas puertas, o un parabrisas, solo cuatro llantas de alambre de 17 pulgadas envueltas alrededor de neumáticos que podrían ser los de una bicicleta. Quizá todo tenga una relación, pues la firma nipona se había dedicado hasta el momento a fabricar scooters de cero emisiones, no productos que tuviesen un parecido con los primeros monoplazas de la historia.

Con esas cifras de potencia y velocidad punta, el Blaze EV Classic, técnicamente, podría matricularse como un ciclomotor, lo que permite a los propietarios conducirlo en las vías públicas con lo que aquí en España sería la matricula amarilla. Desafortunadamente, hay un gran “pero”, y es que solo se puede adquirir en Japón por 880.000 yenes (7.000 euros, aprox.). Por ese dinero podrías tener un par de motocicletas de 125 cc a estrenar, pero no hay ninguna que consiga llamar tanto la atención como este pequeño cuadriciclo ligero de aires vintage.

Al final, no es muy diferente a lo que Bugatti hizo recientemente con su Baby II. Ese modelo a un 75 % de su escala real podía superar los 65 km/h de punta, que en algo no mucho más grande que un kart, es más que suficiente para sentirse la velocidad. Sin embargo, el Blaze EV Classic no se ha creado pensando en los niños como clientes, ya que anuncia también que los hombres y mujeres adultos pueden disfrutarlo igualmente. Ah, y cuesta casi una quinta parte que el venido de Molsheim. Una pena que sea casi seguro que no traspase fronteras.

Fuente: Motor1

Galería de fotos:

  • coches eléctricos
  • microurbano