El BMW M5 Competition 2018 era el escalafón que le faltaba a la gama de la berlina alemana de altos vuelos. Ya habíamos podido ver un M5 con el mismo apellido hace un par de años, pero el nuevo ejemplar lo supera en todos sus aspectos. Lo cierto es que este modelo ha ido mejorando a lo largo de sus seis generaciones, su andadura comenzó allá por 1984 cuando sorprendía con sus 286 CV. Nada que ver con los 625 CV que entrega esta última versión.

El M5 Competition quiere diferenciarse del ‘normal’ con detalles en su aspecto exterior. Recibe el acabado Shadow Line, que suma algunos detalles en negro brillante en los bordes de la parrilla, branquias BMW M o espejos retrovisores. Suma unas llantas de 20 pulgadas exclusivas, un alerón trasero diferente y el apellido ‘Competition’ en la zaga. En el interior se suman unos cinturones con los colores de BMW M, alfombrillas específicas y algunos gráficos con el nombre de esta variante tope de gama.

Aunque sin duda la novedad más importante sucede bajo el capó. Su motor V8 biturbo de 4.4 litros recibe algunas mejoras para desarrollar una potencia de 625 CV y 750 Nm de par entre las 1.800 y las 5.800 rpm, lo que supone un incremento de 25 CV (el par se mantiene). La transmisión elegida sigue siendo la automática M Steptronic de ocho velocidades, que cuenta con tres modos distintos que se activan desde el interruptor Drivelogic.

De este modo consigue mejorar ligeramente sus prestaciones que ya de por sí eran superlativas. El BMW M5 Competition acelera de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos (una décima más rápido) y de 0 a 200 km/h en 10,8 segundos (tres décimas más rápido). La velocidad máxima suponemos que seguirá estando limitada a 250 km/h (305 km/h si se deslimita). El sonido viene mejorado gracias al sistema de escape deportivo M Sport.

El comportamiento también mejora gracias a un nuevo soporte del motor, con unos muelles más rígidos que beneficia el paso por curva. El chasis ha sido ajustado para ser un vehículo muy dinámico, rebajando la altura de la carrocería den siete milímetros y ajustando la suspensión con una nueva barra estabilizadora o con nos amostiguadores más rígidos. La tracción M xDrive, novedad en el BMW M5, seguirá siendo la encargada de transmitir la potencia a las cuatro ruedas de forma eficiente gracias al Diferencial M Activo.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (31 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta