Con el paso del tiempo hemos aprendido que el mundo del motor no conoce límites y que las barreras están para traspasarlas. Si hace apenas unos días vimos como el SSC Tuatara superaba los 500 km/h (primera vez en un coche de producción), ahora llega otro ejemplar capaz de dejar a cualquiera con la boca abierta. Se trata del Bugatti Bolide, la última creación de los de Molsheim, un ejemplar solo para circuito que ha roto todos los registros.

Aunque ya estábamos acostumbrados a que lanzaran distintas versiones utilizando la base del Bugatti Chiron, ahora optan por un nuevo monocasco de fibra de carbono que bien podría corresponder al de un vehículo de competición. De hecho, cumple con los requerimientos de seguridad de la FIA. Eso hace posible que su peso final se reduzca a 1.240 kg, un cifra récord si tenemos en cuenta las características de su mecánica y que otros modelos como el Chiron se acercan peligrosamente a las dos toneladas. 

Para conseguir dicha cifra, en la carrocería se emplean un 60 % más piezas de fibra de carbono y se pintan solamente el 40 % de las superficies, con el color Racing Blue, por supuesto. Por no hablar de las enrevesadas formas que tienen como finalidad beneficiar su aerodinámica. Destaca su altura de apenas 995 mm y que sea capaz de generar 1.800 kg de carga aerodinámica en el eje trasero y 800 kg en el delantero cuando rueda a 320 km/h.

Todo se dispone alrededor de la mecánica W16 de 8.0 litros y cuatro turbos, el mismo que mueve al resto de modelos de la marca. Aunque en el Bugatti Bolide se ha trabajado para realizar un aumento de potencia ejemplar que lo deja con 1.850 CV y 1.850 Nm de par cuando utiliza gasolina de 110 octanos. Con ese nivel de potencia y el reducido peso se logra la mágica cifra de 0,67 kg/CV, una increíble relación peso-potencia que le permite alcanzar un rendimiento similar al de un Fórmula 1.

El Bugatti Bolide es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,17 segundos, de 0 a 200 km/h en 4,36 segundos, de 0 a 300 km/h en 7,37 segundos, de 0 a 400 km/h en 12,08 segundos y de 0 a 500 km/h en apenas 20,16 segundos. No se habla de su velocidad máxima, pero podría estar bastante por encima de eso. También batiría los récords del 0-400-0 km/h en 24,64 segundos y del 0-500-0 en 33,62 segundos. Por no hablar de que podría completar una vuelta a Le Mans en 3:07,1 minutos y a Nürburgring Nordschleife en 5:23,1; muy cerca del récord absoluto. 

Para conseguir también un rendimiento ejemplar en la frenada, cuenta con unos discos cerámicos que van mordidos por pinzas de seis pistones que pesan solamente 2,4 kg cada una. También hay que mencionar esas llantas carenadas de magnesio, que pesan 7,4 kg en el eje delantero y 8,4 kg en el trasero. Todavía no está claro si el Bugatti Bolide llegará a producción o se quedará simplemente en un experimento.

Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta