El proyecto alrededor del SSC Tuatara comenzó allá por 2011. Ya entonces se habló de hacer el coche más rápido del mundo, un heredero digno para SSC Ultimate Aero que tanto sorprendió en la década pasada. Su desarrollo fue algo lento, pero en 2018 ya tenían una versión prácticamente lista para la producción. Hace unos meses ya metieron miedo enseñando su aceleración, así que solo era cuestión de tiempo que alcanzaran el ansiado récord de velocidad para un coche de producción.

No se trataba solamente de mejorar los 445,6 km/h del Koenigsegg Agera RS, sino también de alcanzar un nuevo hito en la automoción: romper la barrera de los 500 km/h. Lo consiguieron hace unos días en un tramo de carretera cerrado a las afueras de Las Vegas. Para este récord contaron con la ayuda del piloto Oliver Webb, de origen británico y con experiencia en competiciones como Fórmula 3 o el WEC. El récord fue verificado mediante los datos GPS de Dewetron, utilizando un promedio de 15 satélites para hacerlo lo más preciso posible.

Oficialmente, el SSC Tuatara marcó una velocidad máxima de 508,73 km/h, una cifra que da vértigo y que supera casi en 100 km/h a su antecesor el SSC Ultimate Aero. Pero también hay que mencionar que ese dato sale de la media de dos pasadas, una primera a 484,53 km/h y una segunda a unos vertiginosos 532,93 km/h. Además de los récord de velocidad máxima, también consiguió la milla y el kilómetro lanzados en menor tiempo. Para grabar estas hazañas fueron necesarios un avión subsónico T-33, un helicóptero, varios drones y activos terrestres.

Todo ello, con el coche de serie para que pudiera conseguir el título de vehículo de producción más rápido del mundo y en un tramo de vía pública para que fuera lo más parecido a la realidad. También se incluyen neumáticos de calle y combustible convencional (no el E85 de competición). Algunas claves para conseguir superar los 500 km/h fueron su coeficiente aerodinámico de 0.279 Cx o su mecánica V8 biturbo de 5.9 litros. Va ligada a una transmisión manual computarizada (CIMA) y es capaz de desarrollar 1.750 CV con E85 y 1.350 CV con gasolina de 91 octanos. Ahora solo falta ver si el Koenigsegg Jesko se anima y le hace la competencia…

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta