Tener un Bugatti es una experiencia al alcance de unos pocos privilegiados. La marca lo sabe y quiere cuidar a sus clientes, principalmente a los más fieles, a quienes les acompañan desde hace unos años. Aunque no lo parezca, el Bugatti Veyron fue presentado en 2005, por lo que cuenta con más de una década a sus espaldas. Su producción limitada a 450 unidades (300 coupés y 150 descapotables) se extendió hasta 2015 con el Grand Sport Vitesse “La Finale”.

De esta forma nos encontramos que, en la actualidad, los Veyron más viejos estarán a punto de cumplir 13 años, mientras que los más nuevos apenas tendrán 3 años. Por eso la marca lanza el Loyalty Maintenance Programme (LMP), un programa de tiene el objetivo de mantener en perfectas condiciones a todos los Veyron, ofreciendo una serie de ventajas a todos los clientes que opten por unirse.

Esto se combinará con el existente programa Bugatti Certified, que lleva a cabo un mantenimiento muy personalizado y con altos estándares de calidad. Este sello de calidad es una garantía para aquellos que busquen un buen ejemplar, pues certifican que el vehículo está en perfectas condiciones. Se tiene en cuenta puntos tan concretos como el color, el equipamiento e incluso la potencia de salida.

Con el nuevo Loyalty Maintenance Programme también se da la opción a una garantía extendida hasta los 15 años. Es la primera marca que ofrece tantos años de duración, aunque por otra parte tiene sentido, teniendo en cuenta los cuidados que suelen tener este tipo de vehículos. Todavía no se sabe cuándo se lanzará este programa enfocado al Veyron. Tampoco si en un futuro se podrá incluir al nuevo ejemplar de la marca, el Bugatti Chiron.

Fuente – Bugatti

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta