Estamos en un momento en el que la sostenibilidad es necesaria en todos los ámbitos. Cada vez escuchamos más eso de la neutralidad del carbono en la producción de automóviles, porque ya no solo consiste en que los vehículos reduzcan sus emisiones (que también). Aunque ahora nos llega una noticia bastante sorprendente que tiene que ver con el aprovechamiento y la reutilización de elementos. Dos grandes empresas como son Ford y McDonald’s están detrás.

Ambos gigantes han llegado a un acuerdo en Estados Unidos para poder convertir café en piezas de coches. Podría parecer una broma, pero va en serio y es tan factible que se comenzará a hacer próximamente en dicho país. Porque el restaurante de comida rápida estaba desechando cada año millones de kilos de las cáscaras de los granos de café, algo que se desprende de forma natural durante el proceso del tostado.

Pero descubrieron que estos desechos se podían convertir en un material duradero y resistente que se podría emplear en la industria de la automoción. Para ello hay que calentar esas cáscaras a altas temperaturas y con poco oxígeno, al tiempo que se añaden plásticos y otros aditivos. El resultado es un compuesto muy apto para partes como la carcasa de los faros, algunos componentes interiores o piezas bajo el capó.

Porque el resultado obtenido es bastante sorprendente, logrando componentes un 20 % más ligeros y hechos con un 25 % menos de energía que otros materiales durante el proceso de moldeo. Es la primera vez que se utiliza el café para hacer piezas de coches y es posible que no sea la última. Porque tanto Ford como McDonald’s han conseguido mejorar en el ámbito de la sostenibilidad con esta práctica innovadora. Seguro que en el futuro aparecen más colaboraciones similares que introduzcan componentes hechos con materiales reciclados.

Fuente: Ford

Galería de fotos:

Ver galeria (6 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta