El desarrollo del coche autónomo se encuentra todavía en una fase muy temprana. De hecho, la tecnología autónoma, aunque innovadora y disruptiva, todavía tiene un gran impedimento.
Sólo es capaz de responder ante situaciones que hayan sido previamente programadas.

Si bien a corto plazo no se contempla que estos coches conduzcan sin supervisión humana, el objetivo es que, en un futuro no muy lejano, sí lo hagan. Para ello, deben estar preparados para resolver de la mejor manera cualquier situación a la que se enfrenten: Desde las peores condiciones climáticas, al niño que sale detrás de la pelota.

Claro está, que programar un coche para saber como actuar ante determinada situación es bastante complejo. Más que nada porque pueden ocurrir infinitos eventos que pongan en peligro a los pasajeros y el entorno.

Si ya te habíamos comentado como los coches autónomos se estaban preparando a partir de escenarios parecidos al de los videojuegos, lo que no te habíamos contado, es que a día de hoy uno de los mejores simuladores tiene sello español.

Se llama CARLA, siglas en inglés que responden a “Car Learning to Act”, es decir, Coche que Aprende a Actuar. Este simulador ha sido fruto del trabajo realizado por el Centro de Visión por Computador de Barcelona, en colaboración con varios investigadores procedentes de Intel Labs y del Toyota Research Institute.

 

Desarrollado con código abierto, CARLA es capaz de generar varios escenarios de conducción, con el cuál los fabricantes de coches autónomos son capaces de testar su tecnología en situaciones muy realistas.

Para aquellos no familiarizados con el término “software de código abierto”, significa que cualquiera puede descargarse gratis este sistema desde su web. Eso sí, para usos no comerciales.

Una vez descargado, en él podrás encontrar una serie de variables con las que modificar las condiciones climáticas y lumínicas. Aparte, ya de serie, el software cuenta con gran variedad de edificios, peatones y coches con el fin de ajustarse a la realidad.

Lo que ha puesto de manifiesto este innovador sistema para la tecnología autónoma, es que de momento puede resultar peligroso probar los coches autónomos sin conductor en el mundo real. Ya que de forma virtual, a través de CARLA, algunos llegan a conducir sobre la acera incluso colisionando contra otros coches.

Una razón más para estar orgullosos del trabajo de estos investigadores que sueñan con ser un antes y un después en la investigación de la conducción del futuro. De momento lo están haciendo.

Fuente: MIT Technology Review,CARLA

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta