Nissan Coches Electricos Europa Estudio (1)
Luis Blázquez

Parece que, en Europa, los coches eléctricos viajan más en un año que los de combustión interna

Un estudio reciente encargado por Nissan a la consultora OnePoll quiere demostrar que los propietarios de los vehículos eléctricos viajan de media 630 kilómetros más por año que los dueños de un vehículo con motor de combustión interna. Para ayudar a comprender mejor las experiencias de conducción y la percepción en el mercado europeo, el estudio muestra que los conductores de un eléctrico están siendo pioneros en las carreteras del Viejo Continente, con un total de más de 14.000 km.

OnePoll encuestó a 7.000 personas de Reino Unido, Francia, Alemania, Países Bajos, España, Italia y los países nórdicos (Noruega, Suecia y Dinamarca) del 29 de enero al 23 de febrero de 2021. La encuesta se realizó de forma online usando miembros a quienes se les acredita participar en encuestas. Aquellos que conducen vehículos eléctricos o de combustión fueron seleccionados con preguntas de detección y datos de perfil para garantizar la demografía correcta, y se establecieron cuotas específicas para asegurar la representación del mercado.

El estudio encontró que los propietarios de los vehículos de movidos por petróleo viajan un promedio de 13.600 km anuales, mientras que los propietarios de vehículos eléctricos viajan 14.300 km en el mismo periodo. De hecho, los italianos fueron los más ansiosos por usar sus modelos no sonoros, haciendo una media de más de 15.000 km anuales, con los holandeses detrás, moviéndose más de 14.800 km en ese lapso. Y, en general, aquellos conductores de coches eléctricos también parecen estar bastante agradados con la experiencia del cambio.

Es tranquilizador que una gran parte de los conductores de vehículos eléctricos encuestados estén contentos con la actual infraestructura de carga disponible (69 %). Del mismo modo, casi una cuarta parte de los mismo (23 %), defiende que el mito más común en torno a la conducción de vehículos eléctricos es que la infraestructura de carga actual no puede hacer frente a las condiciones de uso reales, lo que indica una alta satisfacción en los conductores de vehículos de cero emisiones existentes y una oportunidad positiva para futuros usuarios.

Casi la mitad de los conductores de un vehículo de combustión interna (47 %) afirman que la principal ventaja es la mayor autonomía. Del mismo modo, al analizar las razones detrás del de los conductores de este tipo de coches, casi un tercio dice (30 %) que es poco probable que consideren un vehículo completamente eléctrico. Asimismo, más de la mitad (58 %) de ellos considera que la mayor preocupación de sustituir su quemador de aceite es que los coches eléctricos tienen una autonomía de conducción que, en la mayoría de casos, es baja.

Sin embargo, en una exploración más profunda, la firma nipona ha descubierto que el 38 % de los conductores de un coche de combustión considera que el mayor factor de atracción sería una mayor autonomía. El 32% de estos conductores también serían atraídos hacia el lado más eficiente de la movilidad personas de por la facilidad de carga, mientras que el 30 % percibe que tener una mejor infraestructura de carga los persuadiría de cambiar. Pero, a pesar de estos resultados, hay testimonios muy positivos de clientes que se han convertido.

Comparándolos con aquellos que ya se han pasado en un vehículo eléctrico, los conductores de estos contrarrestan los temores expuestos con confianza. El 70 % de los conductores de coches movidos únicamente por baterías existentes notan que su experiencia de autonomía ha sido mejor de lo esperado. Estos hallazgos sirven además como un fuerte indicio para los conductores de vehículos con mecánicas de cilindros y pistones, para que sean conocedores de que la autonomía no debería ser un factor de disuasión para moverse hacia un eléctrico.

La encuesta también revela una fuerte desconexión en torno a la carga y la infraestructura de los conductores de vehículos eléctricos que actualmente utilizan las instalaciones, y la impresión de los conductores de la combustión que aún se benefician de ellas, destacando puntos de vista muy diferentes. El 56 % de quienes no consideran un eléctrico creen que no hay suficientes puntos de carga. El 56 % de ellos piensa que son más caros de adquirir que su equivalente de gasolina/diésel, y el 48 % sugiere que no hay suficiente infraestructura.

Sin embargo, más de una cuarta parte de los conductores de vehículos eléctricos dicen que el hecho de quedarse sin energía (28 %), el tiempo de recargas (30 %) y que son más caros (31 %) se encuentran entre los mayores mitos de la conducción de los coches eléctricos, lo que implica que la carga y la infraestructura están suficientemente desarrollados. Aunque eso no quita que, especialmente en nuestro país, todavía haya un largo camino por recorrer hasta que los cero emisiones no tengan nada que envidiar a sus homólogos de combustión.

A medida que entramos en la segunda década de la electrificación –y en la de su apuesta completa–, es cada vez más evidente que los vehículos eléctricos se integrarán aún más en nuestra vida diaria. A través de una serie de historias documentadas por Nissan, varios de los propietarios de un LEAF discuten sus aspectos favoritos de ser los dueños de un vehículo eléctrico, hablando de kilometraje, la conducción de larga distancia, la tecnología avanzada, la seguridad y muchas más cosas. Porque tener un coche eléctrico, cada vez es más viable.

El primero de nuestros protagonistas es Luis Charro (arriba), de 84 años y residente en España, que tomó la decisión de cambiarse a un LEAF durante su jubilación. Animado por los beneficios ecológicos de su vehículo eléctrico, Charro también se decidió por instalar paneles solares en su casa para cargar su coche. Impresionado por la velocidad a la que pudo adaptarse a su nuevo vehículo y su tecnología, Charro es un perfecto ejemplo que demuestra que nunca es demasiado tarde para hacer el cambio a eléctrico, por muy acérrimo que seas a la gasolina.

El propietario de otro LEAF, Edwin Glaser, de los Países Bajos, admite por ejemplo que, las continuas mejoras en las infraestructuras de carga durante todos sus años de propiedad, combinadas con las actualizaciones del LEAF, lo hacen sentir muy cómodo detrás del volante viajando largas distancias. Asimismo, conductor de profesión, Marco Massullo es taxista en Roma, Italia. Dado que la autonomía es un aspecto innegociable en el sector, ha quedado tan impresionado con su compacto que ahora disfruta de la propiedad de su tercer modelo.

Finalmente, María Jansen (abajo), originaria de Noruega, recibió no hace mucho tiempo el Nissan LEAF número 500.000 en todo el mundo. Con la actualización del modelo con una batería de 62 KWh, Jansen se beneficia de una autonomía extendida y una experiencia de conducción mejorada. Con su familia viviendo en Suecia, tiene una mayor tranquilidad al saber que su LEAF puede manejar viajes largos con facilidad. Este modelo promete hasta 385 kilómetros entre recargas, aunque ciertamente, en condiciones reales, apenas llegaremos a los 350 km.

“Esta investigación reitera que la conducción eléctrica no solo es una opción inteligente para el medio ambiente, sino también una opción divertida, emocionante y conveniente para sus propietarios. No es de extrañar que ahora la gente conduzca vehículos eléctricos más lejos que los de combustión. Confiamos en que con más eléctricos en la carretera que disipen los mitos, la ansiedad por la autonomía pronto quedará en el pasado”, dijo Arnaud Charpentier, vicepresidente regional de estrategia de productos y precios de Nissan AMIEO.

Fuente: Nissan

Galería de fotos:

  • coches eléctricos
  • estudio
  • Nissan