Logo de Noticias Coches
better-place-electro-2-1024×682
Luis Ramos Penabad

¿Coches gratis? ¿Cómo es posible?

Los altos precios en los combustibles (la semana pasada, sin ir más lejos, el gasóleo superó a la gasolina), hace que la gente se de cuenta de que el coste del coche va más allá del precio de compra. En coches.com ya habíamos hablado de un estudio que indica que mantener un coche durante tres años (90.000 km) cuesta 8.300 euros y el mayor gasto es el de combustible, dos tercios de esa cantidad.

Tomando como base esta realidad, Better Place, pretende redefinir la industria del automóvil. Su nueva idea copia el modelo el negocio de los teléfonos móviles: planean regalar el coche y vender el kilometraje por menos de lo que gastaríamos en un coche tradicional.

¿Cómo puede ser? Sus coches son eléctricos y la electricidad es más barata que la gasolina. Proponen firmar un contrato a tres años (por ahora solo en Israel, Dinamarca, Australia y la bahía de San Francisco) y Better Place te alquilan el coche gratis. La única obligación, cargarlo en el domicilio o en los lugares públicos que indica el GPS instalado en el coche. También se puede acudir a una de sus increíbles electrolineras robotizadas, donde te cambian la batería descargada por una llena en el mismo tiempo que se llena un tanque de combustible.

El negocio se basa en la diferencia entre los precios de la gasolina y su equivalente por kilómetro en electricidad. En Israel, el mercado principal de Better Place, es de unos tres dólares por galón (3,7 litros). En países donde la gasolina tiene impuestos muy altos y hay mucha energía renovable, (como en España, por ejemplo), la diferencia puede ascender a cuatro dólares. Esa diferencia es la que usa Better Place para subvencionar el coche.

Su propuesta contempla dos tipos de clientes: los que compran el coche y obtiene la batería gratis, y los que obtiene las dos cosas gratis. Para los primeros establece precios por km más baratos que el coste equivalente en gasolina. Su apuesta es que la gasolina se encarecerá más rápido que la electricidad, dado que las reservas de petróleo son limitadas mientras que las fuentes de energía renovable no lo son.

¿Aplicación práctica? Si un conductor viaja unos 15.000 km al año por 0,15 $/km, Better Place le ofrece viajar a 0,12 $/km. Como la electricidad cuesta en realidad 0,02 $/km, gana 10 céntimos por km. Al año son 1.000 $ de beneficio bruto, lo que compensa el coste de la batería. Si la diferencia de precio entre la gasolina y la electricidad aumenta, Better Place recuperará el coste de las baterías más rápidamente y ganará más dinero.

Al segundo tipo de clientes, Better Place le cobrará más por kilómetro. Más de lo que cuesta con un coche de gasolina.. pero sin tener que comprar el coche. Lo suficiente para que Better Place amortice el coste del coche y la batería… y a los clientes les resultará cada vez más rentable  si la gasolina se encarece aún más.

Los beneficios no económicos son aún mayores: sus coches no producen emisiones y se reduce la dependencia del petróleo. Esto permite a Better Place obtener subvenciones públicas para financiar gran parte de la infraestructura de nuevas instalaciones.

Better Place comenzará a inundar Israel con Renault Fluence ZE (en el país las berlinas gustan mucho)., donde ya han empezado a instalar las estaciones de recambio de baterías. Por ahora no veremos estas electrolineras en España debido a su elevado coste y porque obligan a mantener un elevado inventario de baterías.

Más información: The Thruth About cars

  • coches eléctricos
  • recarga
  • TCO