En las últimas semanas hemos hablado de algunos de los coches más especiales y de los que marcaron hitos en SEAT. Ahora seguimos repasando esa maravillosa colección de SEAT Históricos con otra serie de ejemplares destacados y moderadamente desconocidos. Les toca el turno a seis de los coches más creativos que haya hecho la marca en sus 70 años de historia.

SEAT Ibiza Bimotor

Pocos ejemplares más singulares que el SEAT Ibiza Bimotor que sorprendió en competición. Corría el año 1986 y el piloto José María Serviá buscaba triunfar en campeonato de de rallies de tierra. La solución fue hacer un Ibiza 4×4 con una solución llamativa: colocar un motor en cada eje, cada uno con una caja de cambios. Los dos bloques de 1.5 litros (lo llamaban también 1.5×1.5) conseguían una potencia conjunta de casi 300 CV, lo que le valió a Serviá para hacerse con dos subcampeonatos.

SEAT Ateca Mattracks

Otro que no llegaría nunca a las carreteras (aunque está homologado para ello) pero que llamó la atención por ser una solución efectiva. El SEAT Ateca Mattracks se trata de una versión del primer SUV de la marca que cambió sus cuatro ruedas por un conjunto de orugas para moverse por la nieve. Fue utilizado en 2017 en la presentación a prensa «SEAT Ateca Snow Experience». Se mantuvo la mecánica 2.0 TDI 190 CV 4Drive, pero el resultado fue un todoterreno sobreelevado y muy ensanchado.

SEAT Ibiza Cabrio

El SEAT Ibiza Cabrio es probablemente el que más nos hubiera gustado ver por las calles. Una versión descapotable de la primera generación del mítico utilitario que fue un trabajo de Giorgetto Giugiaro (Italdesign) en 1989. Llamaba la atención su interior con 2+2 plazas y que no tuviera arco antivuelco. A pesar de haber tenido antes otro prototipo y que este estuviera muy cerca de la producción (montaba el motor 1.5 GLX de 90 CV), finalmente nunca llegó a hacerse realidad.

SEAT Ibiza Cupster

Aunque la idea del anterior ejemplar fue retomada en 2014, de nuevo en formato conceptual. El SEAT Ibiza Cupster fue un prototipo que también fantaseaba con una versión descapotable del modelo, aunque en este caso prescindía por completo del techo y era un estricto biplaza. Sirvió como celebración para el 30 aniversario del Ibiza y destacaba por su parabrisas envolvente, los asientos colocados 8 cm más abajo o la mecánica 1.4 TSI de 180 CV del Cupra.

SEAT Marbella Pick-up

Otro de los que estuvo cerca de llegar a producción fue el SEAT Marbella Pick-up. Se seguía el concepto de otro prototipo, el SEAT Marbella Playa, aunque simplificándolo a su mínima esencia. Se transformaba la carrocería eliminando las plazas traseras y dejando en su lugar una caja de carga. Curiosamente, quedaba separada del resto del habitáculo con sus dos plazas solo por una reja metálica.

SEAT León Trencadís

El más reciente de estos coches creativos de SEAT se trata de una unidad camuflada de la cuarta generación del compacto más popular del país. El SEAT León Trencadís, como decíamos, utiliza una decoración para enmascarar sus líneas mientras lo probaban en la última fase de desarrollo. Utiliza la técnica trencadís, esa aplicación ornamental del mosaico tan popular gracias a artistas como Antoni Gaudí. Con esa decoración quedaba más que claro que era un coche creado en Barcelona.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta