Logo de Noticias Coches
tren-en-carretera_001
Redacción

Conduce mientras lees un buen libro

Un nuevo concepto. El proyecto europeo SARTRE. El objetivo, crear un tren en carretera para vehículos con conductor. Dicho proyecto ha desarrollado una tecnología que permitirá que un conductor, circulando por una autopista, se sume a un convoy de coches y entregue todos los mandos (aceleración, frenado y conducción) a un camión que controle remotamente a todos los vehículos acoplados.

El proyecto de investigación SARTRE (Safe Road Trains for the Environment), está financiado por el Séptimo Programa Marco de la Unión Europea. Éste, podría cambiar la forma en que viajamos por las autopistas europeas. De esta forma se extiende el concepto de “road train” o tren de carretera.

Hay que señalar que lo que actualmente conocemos como un tren de carretera es un vehículo que arrastra una sucesión de tres o más remolques de carga. En cambio, lo que se pretende con SARTRE es desarrollar y probar esta tecnología, pero en este caso para unir coches corrientes que con este sistema viajarían acoplados, dirigidos por un vehículo principal.

Con esta revolución tecnológica, el conductor podrá leer un libro o ver una película mientras esté formando parte del convoy. En el momento en el que el conductor quiera desprenderse, podrá hacerlo sin ningún problema y recuperará la autonomía del coche al instante.

¿Tiene alguna ventaja este sistema? Efectivamente, no sólo ahorro de combustible, también una reducción de accidentes por fatiga de los conductores o una mejora del tráfico. Los expertos también esperan que este método reduzca en un 20% el consumo de combustible. Con ello, las emisiones de CO2 a la atmósfera.

¿Y cómo funciona este sistema? Su funcionamiento es muy simple. Un conductor viaja en carretera, en un momento del recorrido, ve un número de coches que se acoplan entre sí y que forman un convoy que realiza el trayecto una velocidad normal. A partir de ahí el conductor se acopla y puede dedicarse a leer el periódico, hablar por teléfono o ver la televisión, mientras ahorra gasolina y se relaja. Cuando el conductor ha alcanzado su destino, el conductor abandona el convoy. Entonces, el resto de los vehículos del convoy se unirían para cerrar el hueco dejado por el coche que se ha ido, y el tren de carretera continuaría su camino.

De todas formas para que esto sea posible se necesita, en primer lugar, que los coches tengan una tecnología que les permita, de forma autónoma y remota, controlar la aceleración, y frenar y orientar su dirección mientras van acoplados al tren de carretera. Del mismo modo, los coches deberán ir equipados con sistemas de navegación y un transmisor/receptor. Esto último permitirá al pasajero estar en contacto con el vehículo principal.

Igual que los coches, los trenes de carreteras también tendrán que tener ciertas características. Debe ir conducido por un conductor experimentado, estar familiarizado con la ruta y ser un taxi, un autobús o un camión. Además, cada uno de los trenes deberá estar compuesto entre seis y ocho vehículos. Las primeras pruebas comenzarán a realizarse a partir de 2011. Algunas de estas se realizarán por carreteras españolas.

  • coches autónomos
  • innovación
  • Volvo