Ponerse un cubo azul  en la cabeza y salir a la calle de Moscú para burlar a los altos funcionarios del gobierno es la última novedad de protestas en Rusia. ¿Que contra qué luchan? Contra las élites y políticos que ponen luces azules en sus coches y se dedican a avasallar en la carretera.

Y es que un cubo azul puesto del revés podría confundirse desde lejos con las sirenas que utilizan los coches de los burócratas rusos. Lo importante es que esos vehículos con esa luz azul, llamada migalka, pueden ignorar los límites de velocidad y las normas de tráfico sin que la policía les pare.

Pero desde hace algún tiempo, bastantes coches con la luz azul se han visto envueltos en varios accidentes de los que intentaban salir impunes… Además, oficialmente el número de coches con sirena azul está limitado a 964, para políticos y burócratas de alto rango. Pero el diario económico Vedomosti y una emisora de radio pidieron fotografías a sus lectores y oyentes y llegaron a registrar 1.123. Parece que ese privilegio también se puede comprar… y la nueva oligarquía rusa no se priva de ello.

Así que  la gente ha empezado a rebelarse contra estos abusos de esta divertida y original forma. La Sociedad de Cubos Azules es un movimiento ciudadano y apolítico que comenzó sus protestas en abril, llenando con sus vehículos el centro de la ciudad. Llevaban un cubo pequeño azul, por supuesto, colocado en el techo del coche. La policía les dispersó alegando infracciones contra la ley del transporte de mercancías.

A pesar de que días después un juez dictaminó luego que llevar un cubo azul en el techo no era ningún delito, desde que empezaron las protestas, las autoridades han mandado detener a las brigadas del cubo azul. Días más tarde, los agentes de policía ordenaban a los conductores retirar el cubo del techo y si se negaban, les detenían por desobedecer las órdenes de la autoridad. Pero no sólo eso. Las personas que se paseaban por la acera cerca de los edificios oficiales llevando cubitos, palas y globos azules fueron retenidas por participar en manifestaciones ni comunicadas ni autorizadas. Ahora la Duma prepara una ley para regular las manifestaciones en las que se utilicen vehículos.

Ahora ocurre que esta campaña contra las desigualdades en el derecho de vía en las calles de Moscú gana cada vez más partidarios y da lugar a incidentes demasiado extremos. La semana pasada, un joven llego a trepar al techo de un auto que circulaba cerca del muro del Kremlin (con su correspondiente luz azul, por supuesto), para protestar contra sus privilegios de paso sobre los automovilistas comunes.

Al ver el coche que llevaba en el toldo la sirena azul intermitente (la señal que usan los burócratas para pedir que les abran el paso), el activista cruzó peligrosamente la calle, se acercó al vehículo, sacó un cubo azul de su bolsa y se lo puso en la cabeza antes de trepar al capó. Pero lo mejor es que lo veas por ti mismo:

[youtube width=”640″ height=”385″]http://www.youtube.com/watch?v=I-vGbKXKhGk

cuboazul0
Protestas en Kiev a favor de los cubos azules

Lo más curioso es que el movimiento parece que se expande. Hace unos días nos enteramos de que la policía arrestaba a una activistas ucranianas del movimiento feminista Femen, que habían pintado sus pechos de azul y habían empezado a protestar en apoyo de la Sociedad de los cubos azules frente a la Embajada rusa en Kiev, el 27 de mayo.

Esto nos lleva a preguntarnos si un movimiento así podría existir en España… Y si aquí existen abusos con los coches oficiales. Hace unas semanas se pillaba al presidente de Extremadura a 180 km/h y hace seis días a Carod Rovira por ir a 175 km/h, en sus coches oficiales y con chófer. ¿Quién sería aquí el responsable, el político o el chófer?

Y por cierto… ¿Se te ocurre alguna forma original de protestar contra las velocidades de los coches de los políticos o contra el alto número de coches oficiales que hay en España?

Vía | English RussiaEnglish Russia (2), Iol, RT, ABC, Diari de Tarragona

Fotos de las distintas protestas en Rusia y Ucrania

Ver galeria (19 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta