Recientemente Pere Navarro volvió a ocupar su puesto en la Dirección General de Tráfico (DGT). El que estrenó el carnet por puntos y consiguió reducir la siniestralidad en carretera tiene un reto importante entre manos. En los últimos años ha habido un repunte en las muertes en accidentes, algo que no se puede permitir y para lo que tiene que haber soluciones. Ahora la DGT plantea hacer obligatorios los asistentes de velocidad en los coches.

Así lo ha manifestado Navarro en unas jornadas organizadas por la Fundación Mapfre, dejando claro que la velocidad era una las causas más preocupantes y que se tomarían medidas al respecto. Le sorprendió el aumento del límite a 130 km/h, justo al contrario que otros países y aplica el lema de que a mayor velocidad, mayores son las consecuencias del accidente. Además, cree que esta situación puede mejorar haciendo uso de la tecnología anteriormente citada.

Cuando hablan de asistentes de velocidad inteligentes, se refieren a esos controles de crucero adaptativos que son capaces de ajustar la velocidad a la que es legal en cada vía leyendo las señales de tráfico y que también mantiene la distancia de seguridad con el vehículo que precede. Que sea el propio coche el que ayuda al conductor a frenar y a no superar la velocidad recomendada podría marcar la diferencia en materia de accidentes.

Estiman que con este sistema se podría reducir la siniestralidad grave y muy grave en un 20 %. Si eso lo extrapolamos a cifras totales nos da que podría evitar alrededor de 400 muertes al año. Para que esto funcione, Navarro ha dicho que es necesario revisar la señalización para mejorarla y el cumplimiento de los límites. Por parte del usuario también tendría que llegar la colaboración y utilizar estos sistemas. Por parte de los fabricantes se siguen haciendo avances en el campo y se va dotando a la mayoría de vehículos nuevos con esta tecnología.

Fuente: Efemotor

4 COMENTARIOS

  1. Mucho bla, bla, bla de lo que al Sr Pere Navarro le interesa, pero de arreglar las carreteras, eso no dice nada, cuando en la UE es un tema que preocupa y mucho.
    Como siempre la culpa es siempre de los conductores, nunca de la Administracion.

  2. Reparar y conservar carreteras no deja ni votos ni dinero. En la N.260a, nos han puesto malecones de cemento y rieles de metal A MONTONES. No han hecho arcenes y no te puedes casi cruzar con un camión. Los hierros y el cemento dejan dinero, el arcén NO !!. Mucha política de la que ya estamos JARTOS casi todos los Españoles….?

  3. Por un lado, estos sistemas no son baratos, son un extra en la mayoría de vehículos y por no nombrar el coste altísimo de su mantenimiento en caso de que su funcionamiento falle y dudo mucho que el gobierno de una ayuda para que lo puedas adquirir. Por otro lado hay que mejorar las carreteras, desde el reasfaltado de algunas a la sustitución de muchas señales que no se corresponden a la necesidad de la vía. Porque si esto fuera así no sería ningún escándalo aumentar algo la velocidad por la seguridad extra que tendriamos.
    También comentar que este sistema puede ayudar y mucho pero tampoco es imprescindible, es imprescindible eso si que prestemos atención a los límites de velocidad, a la situación del tráfico y nos olvidemos del móvil, que para eso existen los manos libres.

  4. No se quien dijo, en la anterior “pertenencia” del director de tráfico, que si por Pere Navarro fuese, directamente prohibiría el trafico rodado. Entonces me pareció una barbaridad, ahora creo que tiene razón, sin coches no habría accidentes de coche. ¡Genial!

Deja una respuesta