Uno de los mayores miedos que puede tener un conductor es el de recibir una multa. Aunque la comunicación ha mejorado, todavía hay usuarios que no saben cuál es el canal correcto para recibir este tipo de notificación. Eso es precisamente lo que aprovechan algunos delincuentes al intentar engañar a través de multas falsas que tienen como finalidad hacerse con datos de aquellos que caigan en la trampa. Esto no es algo nuevo, pero se han detectado cuatro tipos nuevos.

Se trata de una técnica de phishing que consiste en enviar correos electrónicos masivos a un número elevado de personas alertando de que tienen una multa sin pagar. La metodología consiste en poner un enlace que supuestamente lleve a la denuncia completa, aprovechándose de que el usuario querrá conocer el motivo de la multa. Sin embargo, ese link lo que hace es instalar un malware en el dispositivo, un software malicioso para conseguir contraseñas y otros datos sensibles (personales, bancarios, etc…).

Podría parecer algo absurdo, una trampa en la que nadie caería, pero lo cierto es que este tipo de email fraudulento ha ido mejorando con el tiempo. Los delincuentes incluyen logotipos oficiales del Ministerio de Interior y de la DGT, al tiempo que el nombre del que lo envía es más parecido a un canal oficial. Ya no suele haber errores de redacción, por lo que hay que andarse con ojo y estar alerta a detalles como la dirección desde la que se envía.

De todos modos, la DGT ya alerta de antemano que ellos nunca envían este tipo de notificaciones por correo electrónico. Las sanciones se comunican solamente por correo postal o por la Dirección Electrónica Vial (DEV). Ese servicio a través de internet sí que tiene la opción de mandar al usuario un mail o un SMS en caso de multa, pero en ningún caso se va a dar un link para descargar un archivo. Además, eso solo ocurre a los usuarios que estén dados de alta en el servicio. Por lo tanto, ante este tipo de correos, la DGT recomienda que sean eliminados directamente.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta