Dos entusiastas italianos, Francisco Liu y Ampelio Macchi, se han unido para diseñar el coche DIY Tabby mediante “open source”. En los últimos años habrás visto como surgen como setas proyectos de código abierto (distribuido y desarrollado libremente y sin coste) para diseñar software… Sin embargo, un coche que puede ser fabricado en menos de 60 minutos por el propio usuario es algo totalmente revolucionario.

El proyecto de este coche fue presentado el año pasado y tiene como objetivo que los coches puedan ser manufacturado por pequeñas organizaciones o incluso individuos a los que les guste “mancharse” las manos. Este sistema de construcción está basado en crear un automóvil con la filosofía de Ikea (como el fallifo proyecto Hiriko). Las personas podrían disponer de planos de montaje y las instrucciones para construir y completar su propio medio de transporte.

osvehicle-2La empresa actualmente está desarrollando dos tipos de modelos:

  • Tabby: constaría de un chasis para dos o personas personas que según la compañía solo necesita una hora de montaje. Se le puede acoplar también un motor de combustión tradicional, un motor eléctrico o uno híbrido. Según comenta la empresa tendrá un precio muy competitivo.
  • Urban Tabby: Se le montaría una estructura más resistente, con el objetivo de ser un coche perfectamente capacitado para carretera y legalizado por la Unión Europea y los Estados Unidos.

“Estamos trabajando actualmente en prototipos para proveerlos de seguridad y estabilidad. Además también buscamos la aprobación por parte de socios internacionales”, comenta el equipo de ingenieros. “En el apartado técnico estamos muy avanzados, trabajando en la plataforma para manejar la información que llega de la comunidad de desarrolladores”.

osvehicle-6El Urban Tabby ha sido diseñado para mercados internacionales y los detalles técnicos del modelo final estarán disponibles próximamente en la web de la empresa. La velocidad máxima del coche se sitúa entre 70 km y 90 km/h.

“Depende del peso y de las caraterísticas del motor eléctrico, pero si uno lo desea, puede llegar a superar los 150 km/h”, asegura el ingeniero jefe. Estos dos modelos podrían tener numerosas aplicaciones, entre ellos el transporte privado dentro de grandes complejos de edificios como un aeropuerto o una factoría. Otros posibles usos serían el transporte de agua, comida o medicamentos en lugares rurales aislados, como África, o la creación de una flota “verde” por parte de una empresa.

El precio final, según comentan los analistas, se situaría entre 4.000 y 6.000 euros. En este vídeo de la empresa puedes ver cómo dos mecánicos son capaces de montar el coche en apenas 42 minutos (han acelerado el proceso para que no sea un tostón verlo):


Fuente: OSVehicle

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta