“París bien vale una misa”. Esta conocida frase del rey Enrique IV del país vecino, podría cambiarse muy pronto por algo parecido a esto: “París bien vale un vehículo no contaminante”. Y es que en estos días en los que en nuestro país se suceden diversas iniciativas para reducir el consumo de combustible y por tanto la contaminación, aunque no cuenten con el beneplácito y el acuerdo de todos los sectores, la ciudad de París viene a sumarse a esta tendencia, lanzando una nueva medida que seguro generará importantes controversias: Nos referimos a la prohibición de acceso al centro de la ciudad a los vehículos con mayor consumo de combustible.

París prohibirá el acceso al centro de la ciudad a los vehículos que más consuman
París prohibirá el acceso al centro de la ciudad a los vehículos que más consuman

La capital francesa se convertirá en la primera ciudad de Europa que ponga en marcha una prohibición de este tipo, limitando la circulación de vehículos contaminantes a su centro urbano.

Como ya os informamos en los artículos: Soluciones a los niveles de polución del tráfico y en ¿Lo próximo? Pagar por entrar en las ciudades, son varias las ciudades que han experimentado hasta ahora con la limitación del acceso al centro de la ciudad, pero París podría ser la primera en llevar esta prohibición a determinados vehículos.

Se espera que a finales de este año entren en vigor las restricciones a los vehículos que emitan por encima de una determinada cantidad de dióxido de carbono por kilómetro. De hecho un funcionario del ayuntamiento de la capital francesa lo expresó claramente en un programa de radio: “lo siento, pero no tiene sentido circular con un vehículo deportivo por una ciudad”

Al mismo tiempo, y como ya sucede en otras ciudades europeas, donde se cobran determinadas tasas a los vehículos que accedan al centro (Londres, sin ir más lejos, con un pago de 12 € al día), los regidores del ayuntamiento parisino, tienen pensado exonerar de ellas a los vehículos eléctricos, con el fin de promover la electromovilidad.

Los 27 estados miembros de la Unión Europea tienen “cifras-límite” en lo que respecta a las emisiones de los cuatro contaminantes principales y, como hemos visto recientemente, muchas ciudades continúan teniendo mediciones por encima de estos límites. El Comisario de Medio Ambiente de la Unión Europea, Janez Potocnik, ha declarado que la Comisión está de acuerdo en que la reducción de la contaminación del aire por parte del sector transporte sea “una necesidad apremiante”, pero no se revisarán los límites reales hasta el año 2013, a pesar de que la Directiva requería que fueran revisados durante el pasado año 2010.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta