Wolfsburgo es una ciudad alemana en la que Volkswagen tiene mucho que decir, ya que allí se sitúa una de sus fábricas más importantes del Grupo. Pero del mismo modo que la marca ayuda a población da cobijo y aporta trabajadores a esa industria, la marca quizo devolver algo a la urbe en forma de parque. Se llama Autostadt y es una atracción en las cercanías de la fábrica de Volkswagen enfocada, como no, hacia los automóviles.

Como sabrás, el Grupo Volkswagen es mucho más que la marca Volkswagen. Las cifras que maneja son mareantes, porque solo uniendo marcas y esfuerzos es posible que el Grupo sea el líder de ventas mundial en 2018. A este conglomerado automovilístico se unió en julio Porsche, cuando Volkswagen compró el 100% de las acciones. Y hace poco, lo han celebrado con la primera adición al parque Autostad desde su apertura en 2000, el nuevo pabellón Porsche, una estructura espectacular que expresa la importancia de Porsche dentro de la familia del Grupo Volkswagen.

“El edificio es único y su construcción es extraordinaria. Este pabellón también tiene una dimensión simbólica e histórica, ya que alude a las raíces comunes a través del cual Porsche y Volkswagen se han conectado desde el principio y seguirán conectados en el futuro”, segura Matthias Müller, CEO de Porsche AG.

El edificio de forma orgánica está ubicado, como espejo del pabellón Volkswagen, en el eje central del parque temático y ofrece 400 m² de espacio para exposiciones y presentaciones. Su silueta característica se convertirá en un icono distintivo en medio del paisaje de la laguna de Autostadt.

El voladizo de acceso al pabellón Porsche

Las líneas curvas y sorprendentes hacen del pabellón una escultura dinámica cuyas características derivan de la imagen de la marca Porsche. Diseñado por HENN, la estructura capta el flujo dinámico de la conducción, con una construcción de piel sin costuras. Sus líneas toman la velocidad y el acto de frenar para definir las largas curvas. Un revestimiento de acero inoxidable de acabado mate forma el vibrante exterior de esta estructura, creando la impresión de una unidad homogénea, mientras que genera una apariencia continuamente cambiante en función de la luz y de las condiciones climáticas.

En el acceso, el pabellón tiene 25 metros de voladizo sobre la superficie de la laguna. Debajo de esta cubierta se abre una gran cubierta asimétrica, generando un espacio exterior protegido. Este espacio está conectado visualmente con el paisaje circundante, y forma a la vez su propio recinto acústico, ofreciendo asientos para cientos de personas.

La arquitectura y el paisaje, el interior y el exterior, así como el techo y la fachada se reúnen en el diseño y el concepto arquitectónico de HENN, en un conjunto coherente y fluido. La superficie externa de todo el pabellón fue diseñada por los arquitectos paisajistas WES, integrando el concepto general del parque temático. Así es como la nueva plaza crea una conexión entre el Pabellón de Porsche y el adyacente Pabellón Volkswagen, por medio de la laguna y el trabajo de la vegetación.

Imagen nocturna del pabellón Porsche

Similar a la tecnología de construcción utilizada para estructuras ligeras en la industria automotriz y aeroespacial, la envolvente del edificio forma un recinto espacial al mismo tiempo que actúa como estructura de soporte de carga. Un astillero de Stralsund prefabricó 620 hojas de acero inoxidable, soldadas con costillas de acero, que fueron ensambladas insitu.

En el interior del pabellón se abre un espacio concentrado que permite a los visitantes experimentar la marca Porsche y su historia, dejando de lado los límites convencionales y las restricciones a la percepción. La rampa elíptica curva abraza el principio dinámico de la arquitectura y conduce a los visitante a los espacios de exposición.

La exposición y el concepto de puesta en escena combina la evolución, la ingeniería y la fascinación de Porsche en una imagen impresionante de tradición orientada hacia el futuro. El Porsche original construido en 1948 es el punto de partida en el programa de exhibición principal, con un conjunto de 25 modelos de color plata a escala de 1:3.

La tradición y la innovación, el desempeño y la practicidad del día a día, el diseño y la funcionalidad, la exclusividad y aceptación social: estos cuatro términos antagónicos caracterizan los valores y la filosofía de Porsche. Una película sobre la historia de la compañía, pequeños videos sobre determinados modelos de Porsche, así como tablets con más información sobre otros vehículos son parte de la experiencia de esta visita.

Fuente: Porsche
Galería de fotos (cortesía de HG Esch):

Ver galeria (23 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta