Ninguna marca de lujo se salva de la moda de las personalizaciones. Ferrari ya ha comenzado a ofrecer detalles personales como asientos dorados y cubiertos de cachemir para esos clientes que no encuentran un coche como el Ferrari 599 GTB, de 350.000 euros y con 620 CV, lo bastante especial.

El programa de personalización a medida, que comenzó el mes pasado, se ha marcado como objetivo aumentar entre un 20 y un 60% al precio de un coche. Ferrari busca más beneficios por unidad, según cuentan desde la empresa con sede en Maranello.

Ferrari busca nuevas fuentes de beneficios, ya que limita las ventas a 7.000 vehículos al año para proteger su permanencia en la élite de la automoción. El fabricante de superdeportivos tiene previsto alcanzar la marca de este año, tras vender cerca de 6.500 automóviles en 2010. Sólo superarán las 7.000 unidades si la lista de espera se extiende más allá de 18 meses, dijo. El “límite absoluto” en la producción es de 10.000 vehículos, según el director de Fiat, Sergio Marchionne, a Automotive News Europe.

Estos ingresos adicionales del programa de personalización ayudarán a apuntalar a Fiat, que ve a Ferrari como una fuente de dinero en efectivo para compensar la pérdida de ingresos por la caída en los coches del mercado de masas. El beneficio operativo de Ferrari aumentó un 23%, hasta los 302 millones de euros el año pasado. Ferrari, la unidad más rentable de la automotriz italiana, quiere mantener el atractivo de élite del “Cavallino rampante” con personalizaciones a medida de cada cliente.

La personalización y el individualismo son dos de los mecanismos de defensa de la industria de la automoción frente a la crisis. Cuesta pensar en ella e imaginar al mismo tiempo cómo un cliente de Ferrari una de las tres colecciones para personalizar su coche: Classica recuerda la histórica Ferrari coches GT y ofrece interiores de cuero vintage. Scuderia, inspirado en la Fórmula Uno, incluye detalles interiores de materiales de alta tecnología como el Kevlar o fibra de carbono. Inedita destaca los materiales y colores modernos, de la moda y las tendencias de las pistas, incluyendo interiores de tela vaquera. Si quieren darle algún toque extra, los compradores de Ferrari pueden visitar un taller especial en la sede de Maranello, donde un diseñador personal le ayudará a dar con el estilo de su coche.

Si embargo, esta escena supone un salvavidas. Al restringir la producción y centrarse en el desarrollo de programas para los consumidores más ricos, Ferrari aún puede aislarse de la economía, a diferencia de Fiat. Su gran dependencia en el mercado italiano depresión y, como dijo Marchionne el 19 de octubre en Turín, Italia. “No hay señales de una recuperación sustancial”.

Por su parte, Ferrari objetivos de resultados “significativos” de este año, impulsado por los coches como el nuevo Ferrari FF de cuatro plazas.  “No estoy preocupado, porque tenemos calidad, exclusividad, una marca fuerte y una tecnología innovadora”, dijo el presidente Montezemolo en una entrevista el mes pasado.

La estrategia contrasta con la de Porsche. La empresa con sede en Stuttgart, fabrica el icónico 911, pero los rumores apuntan a que su objetivo es añadir un segundo vehículo deportivo de perfil más bajo, que lo llevaría a duplicar sus ventas hasta alcanzar una producción de 200.000 vehículos en 2018.

La gama de Maybach (propiedad de Daimler), comienza en 372.500 dólares y ofrece más de dos millones de combinaciones de colores, de cuero y accesorios como un atomizador de perfume interior o el trenzado a mano de los cinturones de seguridad.

Rolls-Royce personaliza el 90% de los Phantom que vende por casi 300.000 euros. La marca de la que depende, BMW. El fabricante de automóviles con sede en Munich hará que la renovada Serie 3 más personalizable, ofreciendo tres paquetes de diseño (el sedán saldrá a la venta en febrero).

Se prevé un aumento del 19% de las ventas las ventas de la gama de ultra-lujo. Marcas como Aston Martin, Maserati, Lamborghini y Bentley, venderán 28.090 vehículos en todo el mundo este año. Crecen siete veces más que el aumento del 2,7% de la ventas mundiales de coches.

Vía: Bloomberg

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta