Los constructores se inclinan cada vez más por el uso de los turbocompresores. Hasta hace muy poco, eran bien pocos los motores que los montaban ya que se temía a los problemas de fiabilidad (debido a que son motores más delicados), pero hoy en día esos problemas son cosa del pasado. Empezaron a popularizarse con los motores diésel y poco a poco, el downsizing fue calando en todas las áreas: motores de menor cilindrada que, ayudados por un turbocompresor, mejoran las cifras de potencia y prestaciones.

De ahí llega el éxito de los motores TSI del Grupo Volkswagen, los TwinAir de Fiat o la última apuesta de Ford con sus propulsores EcoBoost (que con motores de tres cilindros y un litro de cubicaje logran 125 CV de potencia). General Motors también ha anunciado que la presencia de los turbo en su gama aumentará del 7 % a un 10 % en 2013.

Pues bien, según un estudio, el año 2017, el 40 % de los coches en circulación serán turbo. Esto equivale a un incremento de los vehículos con turbocompresor de un 80 % a nivel global. En 2017, 36 millones de vehículos con motor turbo rodarán por las carreteras del planeta, una cantidad considerable si tenemos en cuenta que en 2011 fueron sólo 20 millones (apenas un 25 % del total). Lógico, si tenemos en cuenta que hasta los modelos atmosféricos más míticos se pasan al turbo (el último, el Clio RS).

Todo esto tiene un motivo claro. Las futuras normas anticontaminación (que ya avisábamos hace tiempo que cambiarían mucho el mercado del automóvil. La actual normativa de la Unión Europea exige una reducción de emisiones de CO2 del 30 % entre 2011 y 2020, con lo que espera que las marcas apuesten aún más fuerte por los turbo.

Lo mismo sucede con las normas de consumo recientemente aprobadas por el Departamento de Energía de Estados Unidos, aunque allí están menos familiarizados con los turbocompresores, ya que no tuvieron el mismo empuje que en Europa con los diésel. Según el mismo estudio, las ventas de motores con turbocompresor se triplicarán en Estados Unidos, China y la India de aquí a 2017, mientras que en Europa pasarán de 12,9 millones (67 % del mercado) en 2011 a 17,4 millones (85 %) en el mismo período.

Fuente: Honeywell Transportation Systems

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta