Ya os mostramos hace unos días que los puentes pueden generar energía, pues bien, ahora también existe un proyecto, denominado PAVENER, para aprovechar la radiación solar que incide sobre el asfalto de nuestras carreteras.

El sistema consiste en beneficiarnos de la energía térmica acumulada en el pavimento por la radiación solar, mediante el transporte de un fluido a través de tuberías por debajo del mismo. Este método de aprovechamiento energético podría asimilarse a un captador solar integrado en el pavimento.

Dicho sistema puede ser implementado bajo cualquier superficie pavimentada expuesta a radiación solar, como carreteras, aparcamientos, aeropuertos, etc. En los días de verano, con una fuerte irradiación solar, el asfalto puede llegar a calentarse hasta los 70ºC. Dada la gran superficie pavimentada disponible, la recuperación de energía ofrece un tremendo potencial.

Si a todo este sistema le adicionamos mecanismos de almacenamiento térmico y bombas de calor, la energía solar acumulada puede ser utilizada en aplicaciones de baja temperatura, tales como la climatización de edificios, polideportivos, piscinas, o suministro de agua caliente.

En verano, el asfalto puede llegar a alcanzar los 70ºC
En verano, el asfalto puede llegar a alcanzar los 70ºC

Otra aplicación muy interesante de este sistema sería su utilización en invierno para mantener la temperatura del asfalto por encima del punto de congelación y prevenir así la formación de hielo en carreteras. Además del beneficio para la seguridad vial, también se disminuye la cantidad de sal utilizada para este fin (que como vimos en un artículo anterior, tan perniciosa es para el ecosistema). Consecuentemente se disminuye el mantenimiento necesario en las carreteras, ya que tanto en invierno como en verano se mantiene una temperatura más estable del firme, lo que reduce la formación de grietas y surcos en el pavimento.

Además de todo lo anterior cabe destacar que se trata de un sistema completamente ecológico, ya que supone una muy importante reducción en el consumo de combustibles fósiles, así como un descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, aprovechando una fuente de energía renovable.

La investigación se encuentra en una fase bastante avanzada ya que, a no mucho tardar, se va a proceder a la construcción de un prototipo por la Unidad de Construcción de TECNALIA, con el fin de evaluar el rendimiento del sistema (comportamiento térmico, resistencia estructural, etc).

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta