La historia del Fiat 124 Spider es de las más curiosas de la actualidad. Recuperaba una nomenclatura que fue llevada por un pequeño cabrio entre 1966 y 1985 aunque de una forma muy distinta. Para hacerse realidad se tuvo que llegar a un acuerdo con Mazda, empleando la misma plataforma que la cuarta generación del MX-5, aunque montando su propio motor turboalimentado. Y aunque no se trata para nada de un mal producto, parece que no tendrá continuidad después de esta generación.

Fue el propio CEO de Fiat, Olivier François, quien no dudó de calificar como “poco probable” la llegada de un sucesor para el Fiat 124 Spider. El directivo acepta que ha sido un modelo de negocio rentable para ellos por esa alianza con Mazda y que les ha ayudado a ganar imagen de marca. Sin embargo, lo siguen considerando un modelo de nicho que está fuera de las prioridades de Fiat, que “no tiene legitimidad” en ese campo a pesar de haber tenido cabrios de muy populares a lo largo de su historia.

Así que, según François, el Fiat 124 Spider no puede ser un modelo clave para el futuro de la marca. A día de hoy sigue siendo una opción interesante pero parece probable que dentro de unos años termine desapareciendo. Todo apunta a que los italianos trabajaran en dos líneas muy marcadas a medio plazo: la familia del Fiat 500 en sus diferentes versiones y algunos modelos enfocados para familias, útiles para el transporte de pasajeros.

La gama del 500 crecerá y ofrecerá versiones eléctricas, lo que parece ser la verdadera clave para Fiat, con un sistema de baterías intercambiables al estilo de lo que vimos en el Concept Centoventi. El Fiat Panda podría seguir los mismos derroteros y las apuestas también se centrarían en los SUV pequeños y compactos. De esta forma no quedaría mucho hueco para los deportivos como el 124 Spider. En el caso de su desaparición solamente quedaría por ver qué pasaría con la quinta generación del Mazda MX-5 y si sigue con un desarrollo totalmente propio.

Fuente: Autocar

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta