Siguiendo los pasos del Focus de cinco puertas, se han revelado las imágenes del Ford Focus ST Sportbreak. Con esta carrocería familiar, el compacto de Ford adopta un enfoque deportivo similar al de la hatchback convencional, aunque con el beneficio de un maletero de 608 litros, uno de los mejores datos entre los compactos familiares.

Desde el punto de vista estético, los cambios en la parte posterior son bastante sutiles: hay un alerón trasero más grande, y el diseño del parachoques es muy parecido al que se encuentra en los modelos ST-Line, pero tiene dos tubos de escape de gran tamaño a cada lado de un difusor cuya función parece más visual que funcional.

Desde la parte delantera, vemos una parrilla de panal completa con una amplia toma de aire debajo, y las llantas de aleación de diez radios tienen el mismo diseño que la vertiente de cinco puertas. De la misma forma, el ST Sportbreak se sitúa 10 milímetros más bajo que el resto de la gama del Focus Sportbreak 2018, mientras que los amortiguadores son un 20% más firmes en la parte delantera y un 13% en la parte posterior. Un cambio de dirección más rápido, neumáticos Michelin Pilot Sport 4S y un diferencial electrónico de deslizamiento limitado completan los cambios de chasis.

Porque aunque parezca un familiar de diseño deportivo, lo cierto es que el rendimiento es la máxima premisa del Ford Focus ST Sportbreak. Bajo el capó, hay dos propulsores para elegir. Los fanáticos de las prestaciones estarán más interesados en la unidad de cuatro cilindros gasolina con turbocompresor de 2.3 litros, que 280 CV y 420 Nm de par motor. El peso adicional del Focus ST Sportbreak ha disminuido levemente el tiempo de 0 a 100  km/h, cayendo una décima: 5,8 segundos. El consumo es de 7,9 l/100 km.

El Ford Focus ST Sportbreak se beneficia de una suspensión más firme y una dirección un 15% más directa que la del Focus convencional

Un motor diésel proporcionará una opción más amigable para aquellos que, además de prestaciones, buscan bajos consumos (4,8 l/100 km). Con 190 CV y 400 Nm de par motor, la unidad de 2.0 litros es el diésel más potente jamás instalado en un Focus. Cubre el sprint de 0 100 km/h en 7,7 segundos. El modelo de gasolina está disponible con una caja de cambios manual de seis velocidades o automática de siete, mientras que el diésel es manual solamente.

El nuevo Focus ST Sportbreak estará a la venta este mismo verano, aunque por ahora no hay una fecha concreta ni tampoco precio. Lo que sí sabemos, para hacernos una idea, es que en el mercado británico partirá de una tarifa de 30.595 libras para el diésel (34.975 euros) y 33.095 libras para la vertiente de gasolina (37.830 euros).

Fuente: Ford
Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta